Amnistía Internacional ha exigido al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que se retracte inmediatamente de su amenaza de bombardear lugares históricos de Irán por considerar estos ataques como constitutivos de un crimen de guerra.

«Cualquier ataque deliberado sobre objetos civiles entre ellos lugares religiosos o patrimonios culturales son una violación del derecho Internacional y suponen crímenes de guerra», ha comunicado la ONG a través de su cuenta de Twitter. «El presidente Trump debe retractarse de su amenaza contra Irán y expresar en público su compromiso con la ley internacional», sentenció Amnistía.

Trump dijo en Twitter que Estados Unidos ha identificado 52 objetivos iraníes, «algunos de ellos de muy alto nivel e importantes para Irán y la cultura iraní», y que estos «serán golpeados muy rápido y muy duro» en caso de conflicto.

Las leyes de guerra prohíben los ataques deliberados contra objetivos civiles que no sean utilizados para propósitos militares y contemplan que aquellos que ordenen o ejecuten estos ataques son responsables de crímenes de guerra.

«La amenaza de Trump de atacar el patrimonio cultural iraní demuestra su insensible desprecio por las leyes internacionales», han manifestado también desde la organización humanitaria Human Rights Watch.