Este lunes 18 de mayo, en «El programa de AR» se ha tratado el tema del recorte de derechos por parte del Gobierno durante el estado de alarma declarado el pasado 18 de marzo y que el Ejecutivo de Pedro Sánchez pedirá que se extienda un mes más.

Mientras Ana Rosa Quintana y Eduardo Inda se mostraban contrarios a la prórroga, Ana Terradillos afirmaba que: “No siento que estén recortados mis derechos. Cuando no hay vacuna, cuando no existe ningún tratamiento viral, cuando evidentemente el confinamiento se demuestra como la única medida válida…”

A lo que Ana Rosa Quintana respondía: “Te quiero recordar una cosa. ¿Cuántos años lleva el SIDA? ¿Diez años? Todavía no hay vacuna”.

“El SIDA, treinta y cinco años”, ha respondido Eduardo Inda. “Pero hay tratamiento viral. La gente no muere hoy en día de SIDA”, le ha replicado Terradillos. 

El comentario ha saltado rápidamente a las redes y los usuarios han cargado contra la periodista.

Ana Rosa Quintana insistía en que para el coronavirus «desgraciadamente todavía no tenemos ni tratamiento viral ni tenemos vacuna. Y como esto tú no puedes alargar eternamente este estado, tendremos que hacerlo de una forma inteligente para proteger la salud todos. Y esto se va a prolongar mucho más allá de julio porque…»

«¿Pero tú has sentido que tus libertades estén coartadas durante esos primeros meses donde había 500 muertos todos los días en la comunidad de Madrid?», le preguntaba Terradillos a Quintana.

«A mí me parece, en Madrid concretamente, yo puedo ir a un museo, 30% de aforo nada más, y coincidir con un montón de personas a las que no conozco ni sé de dónde vienen, ni sé qué vida han hecho y no puedo ver a mi familia. Eso coarta mi libertad», zanjaba Quintana. 

Esta comparación del VIH con el COVID-19 se suma a la de Marta Pastor, presentadora de «Ellas pueden» de RNE, en la que afirmaba en un tuit que «el virus del sida, altamente contagioso, estuvo sin retroviral y sin vacuna muchísimo tiempo entre nosotros. Jamás se hurtó ni un solo derecho de los ciudadanos, ni se decretó el Estado de Alarma, ni se confinó a la gente en las casas ‘sine die’, ni se cerraron locales…». Estas palabras fueron muy criticadas, ya que que mientras el primero se transmite por vía sanguínea o sexual, el segundo se transmite por el aire.