El cordón sanitario que se intenta trazar ante la extrema derecha de Vox, imitando a otros países europeos como Alemania, no está encontrando su reflejo en los medios de comunicación.

Aún colea la visita a El Hormiguero de Santiago Abascal, el líder del partido ultra, justo antes de las elecciones del 10N, donde se le bailó el agua mientras se daba caña al líder de Podemos, Pablo Iglesias. La neutralidad del periodismo es agredida sistemáticamente en prime time y por mucho que nos ofenda, no es suficiente para que cambie. El sistema está creado y es rentable.

Vídeo Recomendado:

Ahora ha sido Ana Rosa Quintana quien ha querido volver a entrevistar a Abascal y los 30 últimos segundos de entrevista han levantado una gran polvareda en redes sociales. La despedida de la presentadora se resume con una sonrisa de complicidad y la frase «Santiago Abascal… Ha sido como siempre un placer. Y ahora, creo que ya, con 52 diputados, no tendrá más remedio que venir más veces«.

La respuesta del líder de Vox expone la realidad de la presentadora: «¡Pero si yo he venido muchísimo! De hecho, creo que tienes el récord. No he venido a ningún sitio tanto como a este programa«. Ana Rosa, avergonzada tras ser señalada por una realidad dolorosa, responde torpemente e intenta salir como puede: «No es verdad, ya lo buscaré y se lo diré«.