«¿Estamos ante el fin de los bares de simbología franquistas?», cuestionaba Ana Terradillos a sus colaboradores antes de dar voz a un fascista a raíz de la entrada en vigor de la ley de Memoria Democrática.

La nueva ley de Memoria Democrática ha declarado como ilegal la dictadura de Francisco Franco y la exposición pública de su simbología. De este modo Ana Terradillos y su equipo decidieron entrevistar al conocido dueño de la taberna franquista en Madrid llamada Una, grande, libre.

Chen Xianwei, al que apodan como el ‘el chino facha’ ha utilizado su exposición mediática para reflejar toda la retahíla discursiva de la extrema derecha española.

Para ello ha tirado de insultos dirigidos a los «putos rojos», palabras que le provocaron que se enzarzara con Javier Gallego Crudo, tertuliano del programa. En este rifirrafe el hostelero llamó tonto a Crudo cuando este llamaba la atención sobre las víctimas del franquismo.

Otros tertulianos recurrentes del programa de Terradillos tomaron también la batuta para apoyar al hostelero para apostillar que la nueva ley les parece un despropósito.Entre los tres sacaron el manual del fascismo y tiraron de ETA.

Corte de entrevista

Finalmente, Ana Terradillos tuvo que obligar a cortar la entrevista y a pedir disculpas: «Estamos manteniendo el respeto en todo momento dirigiéndonos a ti, es una historia muy gorda de la que estamos hablando, hay que tener respeto a las víctimas franquistas y, sobre todo, tú en tu casa puedes hacer lo que te dé la gana…»

DEJA UNA RESPUESTA