La ONG Survival International ha acusado este lunes al presidente brasileño, el ultra Jair Bolsonaro, de urdir un «plan genocida» contra los pueblos indígenas tras designar al misionero evangélico Ricardo Lopes como nuevo jefe de la Fundación Nacional del Indio (FUNAI) para las comunidades nativas no contactadas.

Sarah Shenker de Survival International declaró hoy: “Poner a un misionero evangélico a cargo del departamento de indígenas no contactados de la FUNAI es como poner a un zorro al frente de un gallinero. Es un acto de agresión deliberado, toda una declaración de intenciones: quieren contactar por la fuerza a estos pueblos, lo que los destruirá.

«Junto con el reciente plan del presidente Bolsonaro de abrir las reservas indígenas a la minería y la explotación, este es un plan genocida para destruir por completo a los pueblos más vulnerables del planeta, cuya supervivencia está ahora en juego», señala Shenker.

La organización MNT se dio a conocer en todo el mundo por las catastróficas consecuencias de sus esfuerzos para contactar y evangelizar a tribus no contactadas. Es una de las organizaciones misioneras más fundamentalistas, cuyas cacerías en Paraguay en los años setenta y ochenta provocaron numerosas muertes.

«Resistiremos con todas nuestras fuerzas, junto con nuestros amigos indígenas de Brasil», ha aseverado Shenker, en un comunicado de Survival International.