El grupo político considera que esta medida sólo beneficia al oligopolio eléctrico al garantizarle el control del mercado para las próximas décadas, lo que en último término afectará negativamente a los consumidores.

Parque eólico de Outes / Wikimedia Commons

Por este motivo, Anova apuesta por la movilización social ante lo que consideran como una «estafa», y valora como imprescindible que esta se mantenga «hasta que exista un verdadero cambio estructural», que sería el control democrático del sector eléctrico.

Para la formación, los «inaceptables» precios de la electricidad que tiene que soportar actualmente la ciudadanía son consecuencia de un sistema que le otorgó todo el poder al oligopolio, empleando las instituciones a favor del beneficio empresarial en vez de velar por el interés general.

Desde Anova se apunta que el problema estructural es el control de la producción y del mercado eléctrico por parte del oligopolio debido «a décadas de decisiones políticas guiadas por la privatización y la corrupción sistémica». Por este motivo, consideran que más allá de las decisiones a corto plazo como la rebaja de las facturas «es el momento de acabar con los privilegios de las grandes corporaciones democratizando el sistema energético».

Por eso Anova apuesta por dar una «solución duradera» para la mayoría social, para lo que es preciso «un control público y ciudadano de la producción eléctrica», siendo inexplicable, a juicio de la formación, que desde el Gobierno español y la Xunta de Galicia «se le esté entregando a ese mismo oligopolio el poder de controlar miles de megavatios también en el sector de la energía eólica», más cuando ya se tiene conocimiento «de las prácticas mafiosas y el chantaje de estas empresas en las centrales hidroeléctricas o en los parques eólicos ya existentes».

Anova denuncia que las decenas de parques eólicos que en este momento están en tramitación en Galicia forman parte de un proceder «claramente irracional y descontrolado» por parte de la Administración, que «en absoluto atiende las necesidades reales de la lucha contra el cambio climático» y que únicamente «perpetúa el poder y la posibilidad de chantaje del oligopolio sobre la ciudadanía».

«Le decimos al Gobierno español y a la Xunta de Galicia que no entendemos como ante la actitud mafiosa de las eléctricas se les pretende entregar docenas de autorizaciones de parques eólicos que profundizarán más aún en su control sobre la producción y el mercado» -ha declarado el portavoz nacional de Anova Antón Sánchez-.

En esta línea, Anova ha hecho público su compromiso de apoyar las movilizaciones sociales «que pretenden plantar cara a esta estafa» hasta que no se produzcan cambios estructurales que conduzcan «no sólo a un descenso momentáneo de los precios, sino a un control público y democrático del sector eléctrico».

DEJA UNA RESPUESTA