La formación política demanda que se aprovechen los recursos ofertados por la UE en tiempos de pandemia para dotar de infraestructuras a la red pública asistencial dejando atrás el modelo privatizador fomentado desde el PP de Alberto Núñez Feijóo.

Anova reclama un nuevo modelo público en la gestión de las residencias de mayores / Creative Commons

Para el portavoz nacional de Anova, Antón Sánchez, «no se puede primar el negocio sobre la salud» y es necesario cambiar con urgencia el actual sistema basado en las tesis neoliberales «que se ha mostrado tan nocivo para las personas mayores», considerando que los presupuestos de la Xunta de Galicia «deben focalizarse en el sistema público y no ser un grifo de dinero para los fondos buitre que hacen negocio a costa de la vida de las personas».

Para el portavoz nacional de Anova Antón Sánchez «no se puede primar el negocio sobre la salud» en materia asistencial / youtube.es

En este sentido, ha señalado que Galicia está muy por debajo de la media estatal de plazas de residencias y centros de día y debe de acordar, dentro de un amplio diálogo con colectivos de familiares, sindicatos y diferentes administraciones, la dotación de las infraestructuras necesarias para la implantación de un nuevo modelo.

UNA PETICIÓN REFRENDADA POR LOS INFORMES DEL CONSELLO DE CONTAS

En mayo de este año, Sánchez denunció a nivel parlamentario la actual situación del sistema público residencial, recordando que ya en 2017 el Consello de Contas publicó en su informe sobre la fiscalización del gasto público en atención a personas mayores y dependientes unas conclusiones al respecto que no dejan lugar a dudas sobre la pésima gestión del Ejecutivo del PP en este punto, con incumplimientos en materia de personal, uso inadecuado de las instalaciones, numerosas deficiencias en los protocolos de funcionamiento de los centros y una completa falta de rigor en los registros.

El documento de la entidad indicaba que «a pesar de que en los casos en los que las irregularidades observadas no se corrigieron no se iniciaron expedientes sancionadores» por parte de la Administración gallega y que «se apreciaron diferencias en la ratio de personal de atención directa entre los centros gestionados con medios propios y los gestionados externamente, resultando una media de un 9% superior en los primeros» cuando «la diferencia en la ratio de personal de atención directa es un factor que puede repercutir en la calidad del servicio, y también en la valoración otorgada a la calidad por los residentes y familiares».

Antón Sánchez recordó entonces que las familias de las personas usuarias y las plantillas de los centros residenciales llevan años denunciando dichos incumplimientos mientras el Ejecutivo del PP, con Feijóo a la cabeza, «mira para otro lado», razón por la que apuesta por un nuevo plan de gestión pública de las residencias que se centre en las personas y no en el beneficio empresarial privado.