Después de tres años de negociación, ayer se alcanzó un acuerdo entre el Parlamento Europeo y el Consejo de Europa sobre la futura directiva para conciliar la vida profesional y privada de progenitoras, progenitores y de quienes cuidan.

Fotografía de Txefe Betancort

El acuerdo establece requisitos mínimos para los Estados miembros, en un intento por impulsar la presencia de las mujeres en el lugar de trabajo y fortalecer el papel del padre o segundo progenitor, tratando así de adaptarse a la realidad social y promover la igualdad de género.

Los aspectos más relevantes, en lo que a la legislación española se refiere, son el permiso parental y el permiso por cuidados.

En cuanto al primero, refuerza el derecho existente a 4 meses de licencia parental siendo 2 meses intransferibles entre progenitores.

Para poder acogerse al mismo, los padres deben haber trabajado en la empresa por un período de 1 año y su hijo tiene que ser menor de 12 años. En cuanto a la duración del tiempo durante el cual se puede remunerar al progenitor de permiso, el texto se propone un planteamiento evolutivo para que la remuneración se pague inicialmente por 1 mes y medio y, 5 años después de que la directiva entre en vigor, este período se elevará a 2 meses de remuneración.

En cuanto al permiso por cuidado, se establecen 5 días por año para trabajadoras y trabajadores que prestan atención personal a parientes o personas que viven en el mismo hogar y con una afección médica grave o deterioro relacionado con la edad. En este caso, la futura directiva no contempla la posibilidad de remuneración.

A lo largo de este proceso, CCOO ha estado en contacto con la Comisión de Empleo y Asuntos Sociales del Parlamento Europeo, a quien ha trasladado su apoyo a la directiva. También se les ha solicitado que, en la medida de lo posible, sus contenidos fuesen más amplios tanto en cuanto a las equiparaciones de permisos como a las remuneraciones de los mismos.

Asimismo se ha participado en un informe de ámbito europeo, dirigido a la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), en relación a la directiva, a su contenido y la mejora que supone en cuanto a conciliación e igualdad, informando sobre la misma en asambleas de trabajadoras y trabajadores así como en los diferentes cursos de formación que se han impartido desde la Secretaría Confederal de Mujeres e Igualdad de Comisiones Obreras.

Éstas y otras iniciativas realizadas desde CCOO buscan acabar con la discriminación indirecta que aún sufren las mujeres en el ámbito laboral. A pesar de recibir con agrado esta directiva queda aún trabajo por realizar. Lamentamos que -ante la espera de que finalmente el acuerdo se plasme en directiva final- el permiso del cuidado sigue sin ser remunerado y el permiso parental para serlo, deba esperar 5 años. Ambos elementos son susceptibles de mantener la penalización de acceso, contratación y promoción de las mujeres en el ámbito laboral.

Si queremos una verdadera corresponsabilidad, ésta debe ser tomada desde los todos los agentes implicados: el Estado, la sociedad (las empresas), mujeres y hombres; y que ésta esté acompaña del desarrollo de una verdadera política de conciliación de la vida laboral, familiar y personal.

No es el momento de retroceder en los derechos adquiridos y ya no nos conformamos con un pequeño adelanto. La justicia debe cambiar de bando y lo que venga debe suponer un gran avance en igualdad, en justicia de género.