Alberto Garzón, ministro de Consumo, llenaba ayer noche y la mañana de hoy portadas tras tachar de «insostenible» la posición de la monarquía, a la que recriminó incumplir el principio de neutralidad que marca la Constitución y maniobrar «contra el Gobierno democráticamente elegido».

El ministro lo denunciaba en redes sociales refiriéndose a la polémica ausencia del Rey Felipe VI del acto de entrega de despachos a los nuevos jueces que se celebró en Barcelona. Una llamada del monarca al presidente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y del Tribunal Supremo, Carlos Lesmes, para comunicarle que le «hubiese gustado» acompañarle en el acto levantaba la polémica y hacía echar humo las redes.

«La posición de una monarquía hereditaria que maniobra contra el Gobierno democráticamente elegido, incumpliendo de ese modo la Constitución que impone su neutralidad, mientras es aplaudida por la extrema derecha es sencillamente insostenible», señalaba Garzón.

A última de la hora de la tarde, y como consecuencia de la polémica generada en torno a esta noticia, fuentes de la Casa del Rey han asegurado que la llamada ha sido «de cortesía» y «sin consideraciones institucionales» sobre el acto.

«Ha sido una llamada de cortesía al presidente del CGPJ con el objeto de trasladar su felicitación personal a la nueva promoción de la carrera judicial, sin consideraciones institucionales respecto del acto ya celebrado», han señalado estas fuentes a Europa Press.

Sobre ello se ha pronunciado el periodista Antón Losada, que ha sido claro con la situación: «Que la Casa Real diga que fue una llamada de cortesía es inaceptable y cobarde. Solo un imbécil o alguien con muy mala intención puede ignorar el ruido que iba a armar».

El tuit fue ampliamente difundido, llegando a casi 5000 «me gusta» durante la noche de hoy y las respuestas, afiladas: «Nada de imbécil ni ignorante, el Borbón sabía muy bien lo que hacía», «Una MONARQUÍA no votada, designada por genocida» o «Tanto al rey como al.actual presidente del poder judicial les interesa q se sepa cómo piensan» fueron algunas de las más destacadas.