Además del dolor de las víctimas y, además, de suponer una amenaza a la seguridad colectiva, sus efectos pueden repercutir en las generaciones a través del trauma, el estigma, la pobreza, los problemas de salud a largo plazo y los embarazos no deseados.

La violencia sexual en conflictos representa una «amenaza a nuestra seguridad colectiva» y una «mancha para toda la humanidad «, dijo el miércoles el Secretario General de las Naciones Unidas, António Guterres, en su mensaje conmemorativo del Día Internacional de la Eliminación de esa lacra.

Guterres calificó este flagelo como una «táctica de guerra, para aterrorizar a la gente y desestabilizar las sociedades», subrayó que sus efectos pueden repercutir en las generaciones a través del trauma, el estigma, la pobreza, los problemas de salud a largo plazo y los embarazos no deseados. Instó a escuchar a los supervivientes y a reconocer sus necesidades.

Indicó que la mayoría de las afectadas son mujeres y niñas, pero que también incluye a hombres y niños, que “solicitan nuestro apoyo para acceder a servicios de salud, justicia y reparación que salvan vidas», explicó.

La conmemoración también sirve para honrar a las personas que «trabajan en primera línea», declaró el máximo responsable de la ONU, «ayudando directamente a las víctimas a reconstruir sus vidas».

“En nuestra respuesta mundial debemos actuar de manera más concertada para garantizar que quienes cometen actos de violencia sexual rindan cuentas de ellos y para corregir la desigualdad de género que alimenta esas atrocidades”, subrayó Guterres quien demandó una acción conjunta en la que se reemplace” la impunidad por la justicia y la indiferencia por la acción”.

Vídeo Recomendado:

Deja un comentario