El partido de ultraderecha Vox está creando un discurso de odio en torno a los Menores Extranjeros No Acompañados (MENA) como ya denunciamos en este artículo: «La manada de Manresa» solo es condenada por abuso.

Los MENA son aquellos niños/as y adolescentes, menores de 18 años, de origen extranjero, que se encuentran separados de sus padres por diferentes motivos (separación durante la migración, fallecimiento durante la travesía, etc.) y que tampoco están bajo el cuidado de ningún otro adulto, por lo que el estado se hace cargo de ellos.

Ignacio Garriga, diputado de la formación de ultraderecha, manifestó su «respulsa a los que callan cuando la violación es producida por un inmigrante ilegal, en este caso MENA’S» en referencia al caso de la ‘manada de Manresa’. estas falsas declaraciones solo buscan señalar y culpabilizar a estos migrantes, que al ser menores y no estar acompañados de una persona adulta, se sitúan automáticamente en una situación de desamparo y de riesgo. Todos eran mayores de edad cuando cometieron el abuso.

De igual forma, ni tan siquiera son todos inmigrantes como han dicho algunos medios de comunicación y muchos usuarios de redes sociales. La nacionalidad de los 7 acusados es: 3 españoles, 3 cubanos y 1 argentino.

El periodista y documentalista Antonio Maestre denuncia en su cuenta de la red social Twitter estos hechos y la falsa situación de peligro que la formación de ultraderecha crea ante la población. Estas proclamas xenófobas son usadas por ultras para realizar actuaciones racistas, dándose hechos como los que sucedieron este viernes en Masnou, Barcelona, donde dos manifestaciones de signo opuesto —a favor y en contra de los mena— confluyeron en un centro de menores migrantes y los altercados terminaron con cuatro menores, un educador y un vigilante de seguridad heridos.

«El pueblo es pequeño. Ya os cazaremos”, se escuchó corear a decenas de personas a las puertas del centro de menores. En un parque a unos metros del albergue, el tronco de un árbol tiene marcado a rotulador y en letras mayúsculas “Puta Tánger”. Es lamentable que menores tengan que sufrir este bochornoso espectáculo.

Maestre expone estas lamentables actuaciones denunciando que «los discursos de odio son performativos«. Lo divide en dos fases para explicarlo:

1- «VOX pone en el punto de mira a los menores extranjeros no acompañados (MENaS) con noticias falsas«.

2- «Los racistas salen de caza«.