En este sentido, la formación ha lamentado «todo tipo de ataques violentos, amenazas y coacciones» y ha censurado la aparición de «pintadas ofensivas» en la sede de la agrupación en Palma y ha avanzado que denunciarán la acción a la Policía.

«Cs seguirá trabajando para mejorar la vida de los ciudadanos de Baleares y de toda España ante aquellos que pretenden amedrentar a los que no piensan como ellos», han zanjado.