A través de la ingeniería fiscal (legal, pero poco ética, menos aún en una situación de crisis), Apple, Google, Facebook y Amazon concentran el grueso de su facturación europea en países con baja tributación. Las cuatro empresas líderes del mercado han facturado más de 208.700 millones de euros a través de Irlanda, Luxemburgo y las Islas Bermudas, tres países con grandes incentivos fiscales.

En España, estas empresas han declarado un gasto agregado de impuesto sobre beneficios de 22,6 millones en el ejercicio 2019, alrededor de 2 millones menos que en el ejercicio 2018, ya que, por ejemplo, una de las filiales de Amazon se ha apuntado una devolución de unos 50.000 euros tras registrar variaciones por impuestos diferidos y diferencias temporarias.

Apple, que acaba de ganar una batalla judicial a la UE por la que no tendrá que abonar los 13.000 millones de euros a Irlanda en impuestos, es la tecnológica que más paga en nuestro país por impuesto de sociedades, unos 14 millones de euros. Facebook o Google apenas superan los 7 millones entre las dos, pese a controlar el 80% del mercado de la publicidad digital en España, que en 2018 movió casi 2.000 millones, según los datos de Interactive Advertising Bureu y publica El Economista.

Facebook

En 2018, Facebook a pesar de haber ingresado ese año en publicidad digital 600 millones, solo abonó 869.000 euros por impuesto de sociedades. Además de los 9 o 10 millones que cada año ingresa de Facebook Ireland por sus servicios de marketing, su filial española ha ingresado 103 millones en 2018 por la distribución de publicidad entre clientes nacionales, de los que 96 millones han ido directos a las cuentas de la irlandesa como pago de servicios.

A pesar de multiplicar por once su cifra de negocios, el resultado antes de impuestos ha sido de 1,4 millones, ha salido de pérdidas y ha abonado casi 600.000 euros más de impuesto.

Google

Por su parte, Google que factura todo su negocio español en Irlanda, tiene una filial en nuestro país que presta servicios comerciales de soporte a la matriz irlandesa y norteamericana: Google Spain. 

La filial ingresó de su matriz y único cliente 104 millones de euros en 2018, registró un beneficio de 20 millones y pagó 6,8 millones en impuesto de sociedades, un 24% menos. Google se llevó 900 millones de la tarta de publicidad digital de España porque agrupa casi toda la inversión del mercado en buscadores.

Apple

Apple ha elevado levemente su tributación en España tras incrementar el negocio de su filial de marketing en nuestro país y rebajar drásticamente la factura fiscal de la filial que se encarga de la venta de los gadgets tecnológicos.

Apple Marketing Iberia ha ingresado 76,3 millones de euros, un 85% más de sus matrices: la irlandesa Apple Distribution International y la norteamericana Apple Inc. La estructura con la que opera en España le permite llevar a Irlanda el grueso de los ingresos generados en nuestro país sin tributar por sociedades a nivel local.

Amazon

Todo Amazon opera en nuestro país a través de tres filiales que prestan servicios de logística, gestión de datos y soporte comercial, por lo que todo lo que vende a través de la página web se factura en Luxemburgo, donde tiene la sede.

Así, Amazon EU pagó 331 millones en 2019 a Amazon Spain Fulfillment por las actividades de almacenaje, recogida, empaquetado y gestión de pedidos. La compañía arrojó un beneficio de 18,25 millones y abonó 3,5 millones en impuesto de Sociedades.

Fuentes cercanas a la Agencia Tributaria han explicado a El Economista que Hacienda ha apostado por incrementar los acuerdos previos de valoración o calificación con las multinacionales con sede o negocios en España para fijar las rentas por la transmisión de bienes o los precios de transferencias en las operaciones con partes vinculadas. El objetivo de estos acuerdos, es reducir la litigiosidad y aumentar la seguridad jurídica a cambio de garantizar una mayor recaudación.