La multinacional se lleva el gato al agua. El Tribunal General de la Unión Europea da la razón a Apple y no tendrá que devolver los más de 13.000 millones de euros de impuestos atrasados a Irlanda.

La decisión hace que sea más complejo un acuerdo europeo ya que da alas a los mercados con una tributación mucho más baja y llega justo en el momento en que la UE está tratando de encontrar maneras de gravar mejor a los gigantes digitales para que paguen los impuestos en los lugares donde hacen negocios.

La comisaria de Competencia, Margrethe Vestager, en agosto de 2016 acusó a Irlanda de permitir que Apple se ahorrara impuestos entre 2003 y 2014. La empresa estadounidense se benefició de las «ventajas fiscales» de Irlanda, donde llegó a contar en 2014 con un tipo de imposición del 0,005%, para declarar sus ingresos obtenidos en Europa, África, Oriente Medio y la India.

Vestager tenía muchas esperanzas depositadas en el caso, sin embargo la decisión del TGUE le ha supuesto un varapalo y se queda por el camino el objetivo de que grandes empresas como Apple, Google o Microsoft paguen más impuestos en el continente tras años construyendo su particular ingeniería fiscal, con la propia Irlanda, Países Bajos o Luxemburgo como centros de operaciones.

Según el TGUE no había pruebas evidentes de que los llamados «tax rulings», acuerdos entre los gobiernos y las grandes multinacionales para reducir la factura fiscal a cambio de inversiones y otros compromisos-, firmados con el fabricante del iPhone podían suponer una ayuda ilegal de estado. 

Francia ya ha aprobado su ‘tasa Google’ que empezará a aplicar a finales de año y el Gobierno de Pedro Sánchez está esperando el consentimiento del Senado para que la suya entre en vigor a principios de 2021.

Esta decisión no afecta a la tasa planteada por España ya que no ataca a los «tax rulings» sino que grava la actividad que se produce en el país por estas compañías en servicios como la publicidad digital o el «big data».

Ya a principios de 2019, Irlanda, Dinamarca, Suecia y Finlandia vetaron la aprobación de la creación de un impuesto europeo. Paschal Donohoe, jefe del Eurogrupo y ministro de Finanzas irlandés, señaló este miércoles que: «Irlanda siempre ha tenido claro que no se dio un tratamiento especial a las empresas de Apple (ASI y AOE) y que se cobró la cantidad correcta de impuestos de acuerdo con las normas impositivas irlandesas». 

A pesar de que la decisión judicial en la UE es un contratiempo para los países que quieren elevar la tributación de estas compañías, el fallo del Tribunal General de la UE se puede recurrir y la decisión final sería en 2021.