El Gobierno ha dado luz verde este viernes al reglamento de adopciones internacionales, que persigue reducir los tiempos de tramitación, que hasta ahora son «farragosos y largos», agilizar los procedimientos y otorgar mayor seguridad jurídica a los menores y las familias adoptantes.

Así lo ha anunciado la ministra de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, María Luisa Carcedo, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, en la que ha avanzado que este reglamento contempla la creación de un registro nacional de los organismos acreditados que hacen de intermediarios entre las familias en España y los países de origen de los menores.

DEJA UNA RESPUESTA