Arcauz, a preguntas de los periodistas sobre las declaraciones en las que Casado acusaba a Sánchez de querer pactar con «manos manchadas de sangre» al buscar una alianza con independentistas catalanes y vascos para mantenerse en la Presidencia, ha afirmado que «a veces en la campaña pasan estas cosas» y «cuando uno quiere ser contundente en un mensaje, a veces unas palabras pueden ser un poco desafortunadas».

En ese sentido, ha asegurado que tanto los miembros del PP como los «compañeros socialistas» han «sufrido durante muchos años el terrorismo». «Hemos tenido casos muy difíciles y muy duros conjuntamente y hemos llorado muchas veces juntos tanto en la sede del PP como en la del PSE de la calle Prim», ha recordado.

A su juicio, «no hay que poner en duda el sacrificio, la lucha y la defensa de la libertad y contra el terrorismo de nuestros compañeros de Gipuzkoa, yo creo que eso no se puede poner en duda en absoluto porque ellos han sufrido exactamente igual que nosotros».

«CÓMODO CON BILDU»

El candidato popular de Guipúzcoa ha explicado que lo que quería decir Casado es que «ver al PSOE tan cómodo a día de hoy con Bildu es una cosa que nos llama mucho la atención, y sobre todo sabiendo lo que hemos sufrido, precisamente por eso».

«No tienen ningún problema en llegar a acuerdos y en pactar muchas cosas y Pedro Sánchez depende de Bildu para sacar adelante los decretos o para sacar adelante las cosas en la Diputación Permanente, con lo cual estamos viendo que el PSOE se está echando en brazos de Bildu para algunos temas políticos», ha asegurado.

De este modo, ha incidido en que, a día de hoy, Arnaldo Otegi «sigue siendo el mismo de siempre» y que los parlamentarios de la coalición soberanista en la tribuna del Parlamento vasco, en la sesión de la pasada semana en la Cámara vasca, «a mí me recordaron a los parlamentarios de HB de los años 80, que los hemos sufrido en Gipuzkoa durante muchos plenos y en muchas ocasiones».

Para el dirigente popular, Sortu «todavía es un partido que tiene mucho camino por recorrer, tiene mucho perdón que pedirnos a los que hemos sido víctimas del terrorismo y hemos sido amenazados». De este modo, ha confiado en que «lo haga y algún día podamos decir realmente que realmente ha hecho esa transición, pero a día de hoy sigue sin condenar los atentados, sigue sin ser crítico con el pasado de la propia Herri Batasuna».