Según ha avanzado este miércoles el medio La Información, Santiago Pedraz, juez de la Audiencia Nacional, ha archivado la causa que investigaba Mario Conde por blanqueo y fraude fiscal, al considerar que no estaba debidamente justificada la comisión de esos delitos.

La Agencia Tributaria ya había descartado que Conde cometiera delito tributario alguno entre los años 2010 y 2014, ejercicios durante los cuales no se produjeron incrementos patrimoniales ni ganancias de capital ni se generaron rentas susceptibles de tributar; ni tampoco vio indicios de que el dinero procediera de actividades ilícitas, al entender que dicho capital fue ingresado en el helvético Banco Dreyfus antes de que Conde accediera a la presidencia de la entidad en 1987.

De esta forma, el magistrado asegura que “el dinero no tiene un origen relevante para el proceso, pues sería anterior a Banesto“. Pedraz concluye que el origen de los fondos está en diversos ingresos efectuados entre 1980 y 1985; de una transferencia de marzo de 1987 por importe de 10,5 millones de dólares por la venta de Antibióticos a la italiana Montedison, y del traspaso en los primeros seis meses de 1989 de fondos cobrados por Conde por intermediación en la venta de Laboratorios Abelló a Merck Sharp & Dohme.

Se cierra una investigación que ha durado dos años y medio y que ha incluido numerosas comisiones rogatorias al Reino Unido y Suiza, y la detención de Mario Conde y su hija. Se le atribuyó entonces pertenencia a grupo criminal, alzamiento de bienes, ocho delitos fiscales y el presunto blanqueo de más de 13 millones procedentes de las responsabilidades civiles de los casos Banesto y Argentia Trust.

Dos meses después de su detención, el juez Pedraz decretó la libertad provisional para el exbanquero, previo pago de una fianza de 300.000 euros.

Tampoco son irregulares otros fondos, según el juez, procedentes de una inversión inmobiliaria en Londres devengados entre 1994 y finales 2009, y de la venta del inmueble en 2010.

Deja un comentario