En el año 1939, 100.000 republicanos españoles cruzaban los Pirineos a pie huyendo de las tropas franquistas. Este éxodo hacia Francia se aceleró de manera importante durante el transcurso de la Batalla del Ebro y los meses posteriores, en un movimiento de «retirada».

Relacionadas:

Francia: El éxodo de los enfermos republicanos en Francia: entre barcos y campos de concentración

Censura: Luis Pastor sobre la censura en Madrid: «Estoy acostumbrado, vengo del franquismo»

Huelva: Confirmadas más de 1.400 víctimas del franquismo enterradas en un cementerio de Huelva

El éxodo de ciudadanos provenientes de Cataluña fue masivo después de la caída de Barcelona el 26 de enero de 1939. El gobierno de Daladier decidió abrir la frontera franco-española el 27 de enero y los refugiados huyeron a través de los Pirineos por la Junquera, Portbou, Le Perthus, Cerbère y Bourg-Madame.

En marzo de 1939 el número de refugiados españoles en Francia se estima en 440.000 personas en un informe oficial.​ Los historiadores han estimado en 465.000 exiliados, de los que 170.000 son civiles, el número de refugiados después de la caída de Cataluña.



Entre esos miles de españoles que cruzaban los Pirineos a pie estaban los abuelos del famoso exfutbolista Eric Cantona: Pere Raurich y Francesca Farnós, que llegaban desde la localidad catalana de Martorell (Barcelona).

80 años después de estos sucesos, el estadio de fútbol de la localidad de Argelès-sur-Mer lleva el nombre del exfutbolista como homenaje que la ciudad quiere brindar a los miles de republicanos que llegaron a la localidad huyendo del dictador.

Niños preparándose para la evacuación durante la Guerra civil, algunos con el puño en alto.



Cantona, agradecido

Este viernes, Cantona acudió a la inauguración del estadio, participó en un partido amistoso y visitó el monolito que recuerda el exilio de miles de republicanos españoles.

Este jueves, el exjugador ganó el premio presidente de la UEFA, galardón que recibió durante el sorteo de la fase de grupos de la Champions League. Sus palabras cuando subió al escenario dejaron a todo el mundo descolocado: «Poco a poco la ciencia será capaz de frenar el envejecimiento de las células, conseguirá que se reparen y seremos eternos. Sólo los accidentes, los crímenes y las guerras nos podrán matar, pero los crímenes y las guerras se multiplicarán. Adoro el fútbol», dijo.


Necesitamos tu ayuda para seguir adelante con el periodismo crítico. 


Ayúdanos a seguir ofreciendo Contrainformación.




Vídeo Recomendado:

Deja un comentario