Después de semanas escuchando las propuestas de los dos candidatos, Soraya Sáenz de Santamaría y Pablo Casado se juegan su futuro en los dos días que durará el congreso extraordinario que empieza este viernes en un hotel a las afueras de Madrid. Los 3.082 compromisarios votarán este sábado quien será el candidato popular en las elecciones generales, así como el rumbo que tomará el PP a partir de ahora.

En mano de concejales y diputados regionales estará elegir entre el PP que propone Santamaría, más ecléctico en lo ideológico para acercarse al centro; o el de Casado, basado en el liberalismo económico y conservadurismo social, manteniéndose en la derecha clásica del partido. De momento, los equipos de los candidatos calculan apoyos tan incoherentes como que a una la apoya el 63% y al otro, el 71%, es decir, en total más del 134% de los compromisarios.

Algunos de los barones, pero eso no garantiza votos autonómicos en bloque. Por ejemplo, en Galicia, el  feudo de Alberto Núñez Feijóo, se pensaba votaría unida y se esperaba la opinión de Feijóo para saber en qué sentido. Al final, el presidente gallego guarda silencio mientras los compromisarios gallegos han soltado amarras y llevan días difundiendo sus apoyos a uno u otra.

Los dos días se repartirán en ofertas e intentos para convencer a unos compromisarios a quienes la organización quiere garantizar la máxima discreción para que voten con total libertad mañana.

El último discurso de Rajoy

Rajoy pronunciará este viernes último discurso como líder del PP. Todos reconocen en Rajoy cierta neutralidad teórica en el proceso para sucederle, pero en los últimos días se ha sabido que ha estado en contacto con Cospedal, a la que habría pedido que trabajara en favor de una candidatura única, y también que la comida que ayer reunió a Casado con siete de sus exministros no le había hecho mucha gracia. Este viernes también está previsto el discurso de Cospedal como secretaria general.

Deja un comentario