Durante los próximos cinco días, 1,7 millones de niños serán vacunados contra el sarampión y la poliomielitis en Somalia, en una iniciativa conjunta del Gobierno, el Fondo de la ONU para la Infancia (UNICEF) y la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La campaña, que empezó este domingo y está dirigida a los menores de cinco años, incluye también un suplemento de vitamina A para reforzar el sistema inmunológico y tabletas desparasitantes.

UNICEF/Mony. Niños desplazados en el campamento de Galkayo, Somalia, esperan para ser vacunados.

Los trabajadores de salud centrarán su labor en las regiones de Benaadir, Galguduud, Hirshabelle, Jubaland y en el estado del Sureste, así como en niños que vivan en distritos con alta población de personas desplazadas.

Los campamentos de desplazados a menudo son foco de transmisión de enfermedades y los pequeños que habitan en ellos suelen padecer condiciones de hacinamiento y malnutrición, así como acceso limitado a agua y saneamiento.

Por otra parte, los niños de las comunidades nómadas se encuentran en mayor riesgo de contraer sarampión y polio debido a su movilidad constante.

Un virus muy contagioso

En lo que va de este año se han reportado 3.616 casos sospechosos de sarampión en Somalia. El virus que causa esa enfermedad se transmite por las vías respiratorias y es muy contagioso. Las estadísticas indican que hasta el 90% de las personas que no han sido vacunadas y que viven en la misma casa que alguien infectado con el virus se contagiará.

El doctor Mamunur Malik, representante de la OMS en Somalia, señaló que uno de cada siete niños somalíes muere antes de cumplir cinco años y que muchas de esas muertes pueden evitarse con la vacunación.

“Aunque hemos avanzado para mejorar la cobertura de inmunizaciones rutinarias en el país, hay una necesidad urgente de aumentar ese alcance, sobre todo en las inoculaciones contra el sarampión y la polio. Eso puede lograrse trabajando en conjunto con las organizaciones en el terreno y las comunidades”, dijo.

El objetivo del programa de vacunación masiva es detener la transmisión del sarampión y reducir las probabilidades de futuros brotes de la enfermedad en Somalia.

Además, la vacuna contra la polio ayudará a ampliar la protección de los niños somalíes contra los virus tipo 1 y 3 que producen ese padecimiento.