Arrimadas ha intervenido en un acto público, en la plaza del Mercado de Logroño, en el que también han participado el candidato a la presidencia del Gobierno riojano, Pablo Baena, y la cabeza de lista al Congreso por La Rioja, María Luisa Alonso.

En su discurso, la candidata de la formación ‘naranja’ ha destacado que estamos «ante un momento histórico» en que hay «dos caminos», que pasan por «seguir cuatro años más de Sánchez, de la mano de populistas y nacionalistas o tener un gobierno de cambio, liderado desde el centro, con un proyecto liberal, abierto, europeista y reformista, que tiene muy clara una cosa, que todos los españoles vivan donde vivan tienen que tener los mismos derechos y obligaciones, y ese es Ciudadanos».

Por ello, ha invitado a los riojanos a salir a votar «en masa» para continuar «luchando por nuestra democracia», haciendo un país «más fuerte, más cohesionado y con más oportunidades», logrando un Gobierno que «busque la igualdad y mire para adelante», y esto lo lidera, ha dicho, una persona «muy preparada» como es Albert Rivera.

Arrimadas ha asegurado que durante muchos años «este país ha cometido un grave error, que es poner las llaves del Gobierno de España en los que no creen en este país, y que no consideran que todos tengamos los mismos derechos», y «eso ha sido el Gobierno de España, tanto del PP como del PSOE». Ambos, ha añadido «tienen la manía de pactar siempre con los nacionalistas», mientras que «el único partido que votó en contra del cuponazo vasco, fue Ciudadanos, que votó por la igualdad del país».

En este punto, la candidata por Barcelona ha indicado que ahora «tenemos la apoteosis de los pactos, que son los de Sánchez con Bildu, con el PNV, con Torra y con Puigdemont; y en vez de convocar elecciones, puso el futuro de todos en manos de un fugado de la justicia y de un señor que está en la cárcel por dar un golpe de Estado, como son Puigdemont y Junqueras».

Arrimadas ha mostrado asimismo su «preocupación» por la «deriva populista» del PSOE, que ha asumido «todas las tesis de Pablo Iglesias», al tiempo que «venden humo de algo que no pueden cumplir, y luego vienen los recortes». «Estoy harta de las promesas electorales de los viejos partidos que saben que no se pueden cumplir», ha añadido.

En su intervención, ha indicado que el PP y el PSOE han hecho cosas buenas, pero «no se puede vivir de las rentas, y vuelvo a escuchar sus discursos y son un déjà vu. «El PSOE otra vez hablando de los huesos de Franco, y el PP hablando de la Ley del Aborto, pero lo que hay que hablar es de futuro, de cómo paramos la despoblación de zonas rurales, de cómo ayudamos a las familias y a aumentar la natalidad o de cómo generar empleo o la calidad de la educación o la sanidad».

En este punto, ha recordado que el cambio en política es posible, señalando que ya pasó cuando Cs ganó en Cataluña o propició que el PSOE saliera de la Junta de Andalucía, y por ello ahora les ha invitado a apoyar a la formación ‘naranja’ para, entre otras cosas, «librarnos de los próximos cuatro años de Sánchez, con políticas populistas que hacen daño a las cuentas, y en los que la igualdad de los españoles estaría en manos de Bildu, Torra y Puigdemont».

«ICETA LO CASCA TODO»

Por otra parte, Arrimadas se ha referido al líder de los socialistas catalanes, Miquel Iceta, del que ha dicho «lo casca todo», y aquello que «el PSOE negocia con los nacionalistas en privado, y que no quieren que se entere nadie, Iceta te lo casca». De hecho, ha asegurado que «fue el primero que dijo lo de los indultos», pero «cómo vamos a indultar a los que no creen en la igualdad de España y violaron nuestros derechos delante de nuestra cara».

Además, ha criticado al primer secretario del PSC por decir que «no solo no hay que indultarles, sino que hay que dejarles que sigan adoctrinando en las escuelas o tengan su propaganda en el exterior, y que cuando el independentismo llegue al 65 por ciento nos adaptemos todos nosotros para que los indepedentistas tengan todo lo que quieren».

Frente a ello, ha asegurado que su formación «se ha partido la cara por la igualdad», sobre todo en Cataluña donde es «muy difícil» mantener este discurso.