Primer choque entre la número dos de Ciudadanos, Inés Arrimadas, y la candidata del PP por Barcelona, Cayetana Álvarez de Toledo. «Entérese de lo que pasa en Catalunya», le ha lanzado la primera, tras asegurar que «el PP y desde el PSOE han dejado abandonada a la mitad de los catalanes». Álvarez de Toledo le ha respondido preguntándole «¿me estás diciendo que yo soy de fuera tú también?», en tono contrariado.

Arrimadas y Álvarez de Toledo se han encontrado junto al resto de los candidatos por Barcelona en el primer debate de la campaña, organizado por La Vanguardia. En él, Gabriel Rufián (ERC) ha reclamado «una mesa donde nos reconozcamos los unos a los otros», mientras Meritxell Batet (PSC) ha recetado «diálogo dentro de la ley» para acabar con un problema independentista que ha descrito como «político».

La ministra de Política Territorial también ha afeado a Arrimadas que Ciudadanos no haya contribuido a rebajar la tensión en Catalunya. ¿De qué ha servido todo el apoyo que obtuvieron?, se ha preguntado. La candidata socialista, además, ha instado tanto a Arrimadas como a la candidata del PP a aclarar qué creen que hay que hacer con los más de dos millones de catalanes que votan opciones independentistas.

Como era previsible, Álvarez de Toledo y Rufián se han enzarzado ya al principio del debate. El candidato de ERC la ha recordado que Catalunya ha tenido un presidente como José Montilla, nacido en Córdoba. La respuesta de la aspirante del PP ha sido tajante al replicar que Montilla llegó al cargo porque se convirtió en «nacionalista».

«Le propongo un trato», ha lanzado Gabriel Rufián a Álvarez de Toledo: «Yo pido perdón por el referéndum y usted lo hace por la Gürtel». La candidata del PP había reclamado antes que los partidos independentistas pidieran perdón por «romper la sociedad».