Félix Bariáin, presidente de la Asociación Agraria Jóvenes Agricultores (ASAJA) de Navarra, amenazaba a Yolanda Díaz, vicepresidenta tercera del Gobierno y ministra de Trabajo, en el extracto de un vídeo publicado en la cuenta oficial de Twitter de la Unión de Agricultores y Ganaderos de Navarra (UAGN), en mayo del año pasado.

El vídeo fue publicado en los días en los que varios agricultores y ganaderos de Tierra Estella (Navarra) se habían dirigido al sindicato quejándose de que «inspectores de Trabajo acompañados de un alto número de efectivos de la Guardia Civil» se habían personado en sus explotaciones.

«Usted no va a tirar por tierra este sector, se lo garantizamos. No sé en que fase se podrán sacar los tractores a la carretera, pero le doy mi palabra que esta vez no vamos a ser pacíficos. Como no retire las inspecciones y no retire ese cuestionario, no vamos a ser pacíficos», amenazaba Bariáin.

ASAJA carga de nuevo contra Díaz

Ahora, ASAJA vuelve a la carga a través del presidente de Asaja Huelva, José Luis García-Palacios, que ha calificado este miércoles de «despropósito» el encuentro de Díaz, con una representación de las Jornaleras Huelva en Lucha, así como con el colectivo ‘La Laboratoria. Espacios de Investigación Feminista’.

Califica García-Palacios a estas asociaciones de «entidades» que «no están reconocidas y que viven de subvenciones oficiales», toda vez que ha defendido la labor del sector y el trato dado a los trabajadores.

Lamenta el presidente que se cuestionen las prácticas en el campo onubense y denuncien un estado de «semiesclavitud» apelando a los informes de relatores de la ONU, teniendo en cuenta que «uno de ellos ni visitó la provincia», ha enfatizado.

García-Palacios ha señalado que es «absolutamente inaudito», «intolerable» y «un exceso de todo tipo» por parte de la ministra atender a estos colectivos, que «no están reconocidos», de manera que ve «una absoluta locura» que se tengan en cuenta sus planteamientos.

El presidente de Asaja Huelva, José Luis García-Palacios

La realidad del trabajo en el campo

Lo cierto es que las cifras le quitan la razón a ASAJA. Tras un año de inspecciones laborales y tras ignorar las presiones de los grandes patronos del campo, Yolanda Díaz ha quintuplicado las inspecciones de trabajo en el campo en lo que va de 2021 con relación a los siete primeros meses de 2020: 9.155 visitas.

Y estas inspecciones han tenido su efecto y resaltan el por qué de las amenazas y el enfado: prácticamente una de cada tres visitas de la Inspección termina en multa, concretamente 2.862 infracciones de enero a mayo de 2021.

Con estas sanciones se recaudaban a finales de diciembre se habían recaudado 7,2 millones por infracciones debido al fraude laboral. Ahora la cuantía asciende a 17,1 millones de euros, más del doble.

Asimismo, y de forma más preocupante, también la semiesclavitud se ha confirmado. En febrero un empresario fue detenido en Murcia por tener a jornaleros 13 horas al día por 15 euros y sin contrato. En Valladolid, un matrimonio fue detenido en marzo por tener a extranjeros sin papeles 18 horas diarias bajo un techo de uralita sin agua ni luz. En Albacete, una organización dedicada a la trata de seres humanos para su explotación laboral en granjas fue desarticulada.

 

2 Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA