Ronny Aleaga, asambleísta afín al expresidente Rafael Correa, acudió este jueves a la Fiscalía General de Ecuador para rendir su versión libre y voluntaria sobre el caso de supuesta corrupción conocido como «INA Papers», que presuntamente involucra círculos cercanos al actual gobernante, Lenín Moreno.

A su entrada a la Fiscalía, el legislador afirmó que Moreno «ya le hizo la mitad del trabajo» al Ministerio Público al haber reconocido públicamente que existe la compañía INA Investment Corporation, aunque agregó que había contradicciones en la versión del mandatario.

«(Moreno) dice que fue constituida en Panamá cuando fue constituida en Belice por su hermano, el señor Edwin Moreno», comentó Aleaga, quien enseñó documentos que, según él, acreditarían la creación de la compañía.

También denunció que el embajador de Ecuador en Panamá, Galo Enríquez, acudió el pasado lunes al despacho de sus abogados en el país centroamericano para supuestamente «amedrentar» y solicitarles información sobre la denuncia que presentaron contra Moreno en la Fiscalía de esa nación.

Aleaga exigió que el canciller de Ecuador, José Valencia, explique ante la Asamblea Nacional (Parlamento) por qué el representante del país en Panamá «se apersona en temas particulares cuando debería estar atendiendo a los ciudadanos».

El asambleísta solicitará este jueves a la Fiscalía ecuatoriana que procese toda la información existente en relación al caso «INA Papers».

Asimismo, solicitará que se abra la cuenta de Ina Investment Corporation en el «Balboa Bank», de Panamá, «para encontrar todas las transacciones bancarias que vinculan a la familia presidencial», según dijo.

El portal periodístico «La Fuente» publicó hace algunas semanas una investigación en la que se involucra a uno de los hermanos de Moreno con supuestas cuentas en paraísos fiscales y una lujosa propiedad en España, en una aparente triangulación de una empresa opaca.

Sin embargo, el gobernante ha negado tajantemente esa denuncia y ha sugerido que obedece a una estrategia para desestabilizar al país por parte de su antecesor y excorreligionario, el expresidente Correa (2007-2017), quien reside en Bélgica.

«Si fueran inocentes, sería los primeros en pedir que se abra la cuenta» en el banco de Panamá, escribió el martes Correa en su perfil de Twitter al hablar sobre el caso.