En respuesta a los periodistas este lunes en rueda de prensa, ha recordado que la consulta impulsada por el Govern de Artur Mas el 9 de noviembre de 2014 no tenía una respuesta binaria, sino «tres opciones».

Ha asumido que el Govern está poniendo sobre la mesa un referéndum binario y ha sostenido que ambas opciones tienen «cosas buenas e inconvenientes»: por eso su candidatura está ultimando su programa, donde recogerá una propuesta concreta.

Los comuns defienden consensuar con las fuerzas catalanas una ley de claridad que se eleve al Estado, pero consideran que los partidos catalanes «no deben descartar opciones» al debatir.

«Torra se negaba a plantear esta opción (la de la respuesta múltiple) pero ahora no es el momento de descartar opciones. Torra no se ha dado cuenta de que estamos en otra etapa», ha dicho.

Y ha añadido sobre Torra: «Está hablando del 1-O como si fuera el único escenario al que se siente vinculado, y creemos que se tiene que inaugurar uno nuevo, que supere el ‘No tenemos tiempo’ y el ‘Nosotros solos podemos».

Según ha dicho, los comuns son partidarios de seguir en la línea de la reunión del Palau de Pedralbes en Barcelona entre los presidentes Pedro Sánchez y Quim Torra, cuando se establecieron las bases de un diálogo, aunque insisten en que es necesario llegar antes a acuerdos en Catalunya.

DIALOGAR

Asens ha defendido que este escenario previo tiene que partir del «entendimiento y la empatía, y no de uno en el que se trate a JxCat y ERC como criminales», por lo que entienden las dificultades de llegar a acuerdos con lideres políticos encarcelados, pero cree que se tiene que dialogar.

En ese diálogo con el Estado, ha explicado que ellos no son partidarios de imponer «líneas rojas» y ha lamentado, a partes iguales, que el Govern exigiera hablar del derecho a decidir y que el Gobierno central se negara y así se bloqueara la posibilidad de acuerdos.