Este viernes fue asesinado a balazos el periodista Jorge Ruiz, en el municipio de Actopan, en el Estado mexicano de Veracruz (sureste de México). El reportero, que trabajaba para El gráfico de Xalapa como corresponsal en esta localidad, ya había denunciado amenazas y había sido atacado en varias ocasiones.

La Fiscalía local ha reconocido que las medidas de protección con las que debería haber contado el periodista, como escoltas, no se estaban aplicando.

La prensa local soporta la presión constante del crimen organizado. A ella pertenecen la mayor parte de los periodistas asesinados y recibe múltiples amenazas y ataques ante el intento de los grupos delictivos y gubernamentales por controlarla.

En apenas cuatro días se han cometido tres asesinatos contra informadores de los nueve que se han producido en lo que va de 2019. En 2018, México se convirtió en el país sin guerra más violento para la prensa, y en 2019 los asesinatos de profesionales de la información no cesan. La mañana de ese mismo día falleció tiroteado Édgar Nava, editor de La verdad de Zihuatanejo, y este martes fue también encontrado sin vida en el Estado de Morelos el director del portal Guerrero al instante.

El estado de Veracruz es el que más homicidios de periodistas registra, con 23 casos, seguido por Guerrero, con 17, Oaxaca; Tamaulipas, con 16, y Chihuahua con 14.

Deja un comentario