La moción de censura del partido de extrema derecha de Vox llega la próxima semana al Congreso con la certeza de que no va a salir adelante. La defenderá Santiago Abascal el miércoles y el jueves de la próxima semana con el objetivo de seguir crispando y tensionando la política.

Ignacio Garriga, diputado del partido ultra, presentará la moción ante el Pleno, con una intervención sin tiempo preestablecido. A continuación, y también sin limitación de tiempo, podrá intervenir el candidato propuesto en la moción para la Presidencia del Gobierno, en este caso, Santiago Abascal, para exponer el programa político del Gobierno que pretende formar.

Con la esperanza de que la moción salga adelante, habrá varias organizaciones ultraconservadoras, homófobas y franquistas apoyando.

Ultraconservadurismo al servicio de Vox

Hazte Oír incluso ha recogido de forma virtual firmas para pedirle a Pablo Casado que vote a favor de la iniciativa ultra. «¿Por qué el PP se pasa la vida pidiendo dimisiones del Gobierno pero no quiere sumarse a la moción de censura contra Pedro Sánchez?», se pregunta la organización ultra. «Ya van por los tres ministros que se quieren cargar. Pero no quieren censurar a su jefe, Pedro Sánchez. ¿Por qué? ¿Le tienen miedo? ¿O prefieren aparecer como encubridores de Sánchez antes de pelear junto a otros partidos?», señalan.

Las muestras de apoyo a la moción de censura también han llegado desde la Fundación Francisco Franco. Juan Chicharro Ortega, su presidente, ha escrito un artículo de opinión publicado por El Correo de España en el que define a Abascal como «halcón, siempre directo y sin complejos», mientras que a Casado y al secretario general del PP, Teodoro García Egea, les tacha de «palomas» y les acusa de ser «contemporizadores con la situación, muy al contrario que muchos de sus votantes».

También la Asociación Española de Abogados Cristianos ha mostrado su apoyo. «Este gobierno es nefasto para la vida, hay que desalojarlo de la Moncloa y que ceda el testigo a alguien más capaz. Porque, a la vista está, que ellos no lo son», señalaba un manifiesto que divulgó la citada asociación. Declaraban en el texto que «el peor virus es este gobierno» y que «si no los echamos ahora, no los echaremos nunca».

Asimismo, el Instituto de Política Social Española (IPSE), una organización que se autodefine como una «red de líderes sociales y políticos que defienden la familia, promueven la maternidad, promueven políticas sociales y defienden a los más indefensos», expuso a través de sus dirigentes (ex miembros de PP y Vox entre ellos) que «están convirtiendo España en una Venezuela 2.0».

La Falange Española de las JONS también considera que «hay motivos de sobra para promover una moción de censura contra el Gobierno» y la Asociación Editorial Tradicionalista, que será una absoluta vergüenza «que PP y Cs no se sumen a la iniciativa.