Julian Assange, fundador de Wikileaks, ha sido condenado este miércoles a 50 semanas de cárcel por un tribunal británico por haber infringido las condiciones de su libertad condicional en 2012, según informa la BBC.

El australiano fue detenido el pasado 11 de abril en la Embajada ecuatoriana en Londres después de que Quito le retirara el asilo que le concedió en junio de 2012. Assange se había refugiado en la legación diplomática para evitar su extradición a Suecia.

Durante la vista celebrada en el Tribunal de la Corona de Southwark, Assange ha leído una carta en la que ha asegurado que se encontró «enfrentándose a circunstancias difíciles» y en la que ha pedido disculpas a quienes «consideran que no les he respetado«.

«Hice lo que pensé entonces que era lo mejor o quizá lo único que podría haber hecho«, ha sostenido el australiano, sobre el que pesa una orden de extradición de Estados Unidos donde hay en su contra cargos por conspiración en relación con la publicación por parte de Wikileaks del material clasificado filtrado por Chelsea Manning.

Estados Unidos insiste en juzgar a Assange y reclama al hácker australiano por los miles de documentos secretos que publicó su portal WikiLeaks, acusándole de cargos que pueden acarrear hasta cinco años de cárcel

DEJA UNA RESPUESTA