Miembros de la ONG vasca Zaporeak han sido atacados este domingo en la isla de Lesbos por grupos fascistas que han destrozado sus vehículos y han propinado golpes a sus ocupantes.

«Puñetazos, golpes, zarandeos y mucho miedo ante la embestida de un grupo de fascistas que se estaban manifestando cerca de la ciudad en Mitilini», ha señalado Zaporeak en redes sociales y en un comunicado.

Zaporeak ha informado de que los agredidos «se encuentran a salvo» y han denunciado a la policía los hechos. La ONG guipuzcoana ha explicado que, tras estos sucesos, el reparto de comida entre los refugiados «queda comprometido».

Zaporeak ha recibido la solidaridad de Salvamento Marítimo Humanitario, la organización propietaria del pesquero Aita Mari, que ha expresado su apoyo a los voluntarios agredidos y ha condenado las «muestras de odio» hacia quienes se encuentran en el Egeo «para ayudar al prójimo, sin importar su origen».

El ataque a Zaporeak ha sido uno de las múltiples agresiones xenófobas que se han producido este domingo en Lesbos contra refugiados que intentan llegar a Europa. Cientos de personas han llegado a las islas del Egeo tras la decisión de Turquía de dejar de frenar a quienes buscan asilo en la UE.

El periodista Hibai Arbide Aza ha denunciado esta situación de violencia extrema en Lesbos. «‘Sólo deseo que cuando en Europa haya una guerra sus habitantes vengan a Afganistán, porque yo les voy a mostrar qué es la humanidad. Venimos aquí escapando de la guerra y nos hacen esto’ Mahdi, refugiado, tras haber sido apalizado por 100 fascistas armados con palos y navajas».