Los talibanes reivindicaron hoy la autoría de un atentado con coche bomba perpetrado la noche del lunes que causó al menos cuatro muertos y otros 113 heridos en una zona residencial frecuentada por extranjeros, en el este de Kabul.

Los talibanes se atribuyeron la responsabilidad del atentado señalando que después de la primera explosión con un coche bomba en la zona Green Village, otros cuatro suicidas entraron en el complejo, al que se refirió como «el nido» de los servicios de inteligencia, y lucharon durante varias horas contra fuerzas extranjeras y afganas.

Vídeo Recomendado:

«Con base en la información inicial que tenemos, murieron decenas de miembros de las fuerzas invasoras extranjeras y sus partidarios afganos«, dijo el portavoz talibán Zabihullah Mujahid en un comunicado.

Mujahid anotó que varios civiles sufrieron heridas en las casas cercanas al atentado debido a los cristales rotos y las consecuencias de la explosión, pero añadió que «los civiles no eran el objetivo«. El portavoz de la Policía de Kabul, Basir Mujahid, rebajó la cifra de muertos en el ataque a cuatro y a 113 los heridos.

El portavoz negó la versión de los talibanes sobre un enfrentamiento con terroristas suicidas tras la explosión. «No hubo ningún ataque de terroristas suicidas después del atentado con bomba. Tras la explosión, el área fue asegurada por nuestras fuerzas de seguridad«, aseguró y agregó que «la situación en el área es normal«.