El líder del partido de moda en Países Bajos, Foro para la Democracia (FvD), Thierry Baudet, dimitió este lunes como líder y candidato del partido a los comicios de marzo de 2021 en Países Bajos, tras situar el año pasado a su grupo como el mayor del Senado neerlandés. Unas horas después se retractó y ahora está tratando de recuperar su cargo.

La dimisión llega después de las polémicas en las que afiliados de JFvD se han visto envueltos, por un intercambio de mensajes antisemitas y homófobos, en las que se declaran simpatizantes nazis. A pesar de que Baudet anunció una investigación interna no fue considerado suficiente por gran parte del partido y eso le llevó a su renuncia como líder.

«Renuncio a mi posición en la lista electoral, mi puesto queda libre, aunque me quedaré en el Parlamento» y ha asegurado que «asume la máxima responsabilidad política» con el objetivo de que su dimisión «acabe de una vez con todas estas tonterías», dijo en un mensaje de video compartido en Twitter.

La pasada primavera, también se publicaron varios pantallazos de grupos en WhatsApp en los que se ve cómo exaltan propuestas «radicales de derechas» e «ideas autoritarias, fascistas y nacionalsocialistas, incluido el antisemitismo, la homofobia y el imperialismo racista», tal y como denunciaron en una carta conjunta varios miembros de FvD.

Baudet tachó las declaraciones de “ridículas y dañinas”, y Lennart van der Linden, vicepresidenta del partido, señaló que el FvD no quiere ser “una policía de la moral de lo que habla la gente en privado”.

Aunque el presidente de JFvD trató de calmar la situación señalando que “el racismo y las ideas antisemitas no tienen cabida en la asociación», el diputado Theo Hiddema pidió una “expulsión inmediata” de todos los miembros que enviaron estos mensajes, y otros instaron a disolver la división juvenil.

En 2019, Baudet, con una aplastante victoria en las elecciones provinciales de Países Bajos, logró desplazar a los liberales (VVD) de Mark Rutte y arrebató la mayoría a la coalición de cuatro partidos que gobierna hoy el país.

FvD fue fundado en 2015 por un grupo de pensadores con el objetivo de difundir el mensaje euroescéptico de Baudet de que la Unión Europea y el euro no tienen futuro, ni son sostenibles a largo plazo.

Después de casi una legislatura completa, Thierry Baudet no se acostumbra a las reglas parlamentarias: presenta mociones sin redactarlas ni registrarlas, trata de mostrar su nivel académico ante el resto de diputados hablando un latín gramaticalmente incorrecto, en un debate de Defensa apareció vestido de militar y mota en cólera cuando le niegan la palabra.

Además exigió traer su piano al Parlamento y, a pesar de que el piano no cabía por el acceso principal y las maniobras exigidas requerían autorizaciones, Baudet se salió con la suya.

En 2017, Baudet expulsó a cinco miembros del partido que le pidieron tener voz en los debates y apostar por votaciones más democráticas, quienes alertaron de que el partido se estaba moviendo aún más hacia la ultraderecha, algo que se confirmó meses después tras una reunión con Jared Taylor, supremacista blanco y racista estadounidense.

Auge y caída de Thierry Baudet, el héroe de la ultraderecha holandesa
Auge y caída de Thierry Baudet, el héroe de la ultraderecha holandesa

Thierry Baudet renuncia como líder y al día siguiente publica un vídeo convocando un referéndum con él como principal candidato

Para sorpresa de todos, Baudet hizo un vídeo anunciando su dimisión para publicar otro al día siguiente convocando un referéndum para elegir a su líder, con él como principal candidato.

Tres de los cinco miembros de la junta rechazaron una posible vuelta de Baudet. Además, decidieron cambiar las cerraduras de la oficina del partido en Ámsterdam para que el político no pudiera acceder, y Baudet hizo lo mismo con las claves de las redes sociales del FvD, algo por lo que la junta prometió denunciarle.

Baudet está decidido a quedarse y no pierde la esperanza. Según ha señalado, «él se queda como líder de FvD, y los que no estén a gusto que se marchen a iniciar su propio partido»

Fuente: El Confidencial