La autopsia oficial concluye que George Floyd fue asesinado

La doctora Allecia Wilson, responsable de esta autopsia, describe como "homicidio" el fallecimiento de Floyd.

La autopsia realizada por el condado de Hennepin, Minesota, ha revelado que la muerte de George Floyd mientras estaba siendo detenido por la Policía de Mineápolis fue un «homicidio», como consecuencia de «la sumisión, la restricción y la compresión del cuello» que sufrió la víctima cuando estaba siendo inmovilizado por el agente Derek Chauvin.

Según el documento, hecho público este lunes por el diario The Washington Post, Floyd murió de «paro cardiopulmonar que se complicó con el subyugamiento, limitación y compresión del cuello» el pasado 25 de mayo a las 21.25 hora local (02.25 GMT).

La doctora Allecia Wilson, responsable de esta autopsia, describe como «homicidio» el fallecimiento de Floyd.

Un abogado de la familia, Ben Crump, afirmó tras conocerse el resultado de la autopsia que «la ambulancia fue su coche fúnebre», afirmó. «Los agentes fueron los causantes de la muerte», remachó otro abogado de la familia, Antonio Romanucci, que ha denunciado «fallos graves y sistémicos en la Policía de Mineápolis».

Crump solicitó, además, el arresto de todos los policías implicados en la detención que provocó la muerte de Floyd y que se acuse de asesinato en primer grado al agente Derek Chauvin, quien presionó con la rodilla el cuello del fallecido contra el suelo durante casi nueve minutos, según el vídeo de los hechos publicado en redes sociales. 

Las autoridades forenses, que en un primer momento descartaron que la muerte se hubiera producido por asfixia, han publicado el nuevo informe horas después de que la familia de Floyd hiciera público el resultado de una autopsia independiente, que sí secundaba esta teoría.

Según el pliego de cargos que publicó la Fiscalía tras el arresto de Chauvin, el forense del condado de Hennepin no había hallado «ningún indicio físico que apoye un diagnóstico de asfixia traumática ni estrangulación».