Recientemente, el Tribunal Superior de Justicia de Madrid determinó recuperar el nombre original de algunas calles que Manuela Carmena había modificado amparada en la Ley de Memoria Histórica. El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, y su equipo de Gobierno han decidido cambiar, entre otras, la calle Crucero Baleares, que en los últimos años se ha llamado Barco Sinaia, sin presentación de recurso alguno y excusándose en que se acata el fallo judicial.

A pesar de las sentencias a favor del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, el Ayuntamiento de la región ha evitado recurrir esas sentencias y seguir avanzando por la vía judicial cuando podía hacerlo perfectamente.

Además, desde un punto de vista legal, es el pleno del Ayuntamiento de Madrid el que tiene la última palabra sobre el nombre de las calles de la ciudad. Desde 2013, son las Juntas de Distrito las que pueden proponer el nombre o el cambio de nombre de una calle, que luego necesitaría de una mayoría absoluta en el pleno, con total potestad para hacerlo.

El crucero Baleares bombardeó sin piedad a la población civil que huía de Málaga a Almería en 1937, en lo que posteriormente se conoció como la Desbandá, una de las mayores masacres de la Guerra Civil. Casi 5.000 personas que huían de las tropas franquistas murieron por el camino por las bombas de la aviación italogermánica y los obuses de los cruceros Baleares, Canarias y Almirante Cervera.

Mientras, el buque Sinaia transportó a refugiados españoles para salvar su vida. En 1939 transportó a miles de académicos, médicos, artistas e intelectuales rumbo a México, huyendo de la situación en España.

El Ayuntamiento de Madrid cambia la calle "Barco Sinaia" por "Crucero Baleares"
El Ayuntamiento de Madrid cambia la calle «Barco Sinaia» por «Crucero Baleares»

La decisión de cambiar el nombre de la calle ha sido muy criticada y las comparaciones son odiosas, ya que mientras un barco, cuyo nombre se recupera ahora para el callejero de Madrid, se utilizó para matar, el otro sirvió para salvar vidas.

En Málaga, ciudad de la que eran originarias la mayoría de las víctimas, ha sentado especialmente mal la decisión y PSOE, Unidas Podemos o Más País Andalucía han rechazado la recuperación del nombre de Crucero Baleares calificándolo de «atentado a la memoria histórica de los malagueños» y a los derechos humanos.

Petición de reprobación de Almeida

Este miércoles, el portavoz del PSOE en el Ayuntamiento de Málaga, Daniel Pérez, informó que su grupo presentará una petición de reprobación de Almeida «por la dignidad de las víctimas de la Desbandá«.

Recuperación del nombre que les otorgó la dictadura franquista a otras calles 

En los próximos días le tocará recuperar el nombre que les otorgó la dictadura franquista a otras calles de Madrid. El Ayuntamiento restituirá los nombres a las calles Caídos de la División Azul (llamada ahora Memorial 11 de marzo de 2004), Hermanos García Noblejas (hasta ahora Avenida de la Institución Libre de Enseñanza), El Algabeño (José Rizal) y la glorieta de Cirilo Martín (Ramón Gaya).

Por el momento, una de las vías que ya ha sido rebautizada ha sido la calle Maestra Justa Freire que ha vuelto a llamarse General Millán Astray. La justicia madrileña desvinculó al fundador de la Legión de la Ley de Memoria Histórica y el Ayuntamiento tampoco ha opuso resistencia, por tanto, regresó a su nombre original.

La escritora y periodista especializada en Derechos Humanos y Oriente Próximo, Olga Rodríguez Francisco, ha explicado en su cuenta de Twitter lo sucedido: «El Ayuntamiento de Madrid cambia la calle ‘Barco Sinaia’ por ‘Crucero Baleares’. El Sinaia trasladó a 1599 españoles refugiados a México en 1939. El Crucero Baleares bombardeó a quienes huían por la única salida de Málaga, en lo que se conoce como «La Desbandá», ha comenzado diciendo.

Y ha continuado el hilo: «Los bombardeos contra quienes huían de Málaga mataron a 3.000/5.000 en la masacre de ‘La Desbandá’. El doctor canadiense Bethune o el corresponsal inglés Fernsworth fueron testigos de ese horror, y lo contaron. El ‘Crucero Baleares’ fue hundido por la armada republicana en 1938».

«El cambio de nombre de calles en Madrid y Oviedo fue ordenado por jueces, tras denuncias presentadas por la Plataforma Millán Astray, Fundación Fco Franco, Hermandad de Defensores de Oviedo o el propio PP, en el caso de Oviedo, sin tener en cuenta la Ley de Memoria asturiana».

«En Madrid el Ayuntamiento sigue con la reposición de placas franquistas y ha evitado recurrir sucesivas sentencias del TSJM Los jueces se escudan en una interpretación rígida que excluye la adhesión al ejército nazi o el ‘ser fascista por sí solo’ del concepto de ‘exaltación’.

1 Comentario

DEJA UNA RESPUESTA