El pasado 29 de septiembre, el Pleno de Madrid daba luz verde a la petición de Vox, que han apoyado PP y Cs, de renombrar las calles de los dirigentes socialistas Francisco Largo Caballero e Indalecio Prieto y retirar las estatuas y placas que el primero tiene dedicadas en Madrid.

El 15 de octubre se retiraba de la plaza de Chamberí la placa de mármol que homenajeaba a Largo Caballero y que se encontraba en ese lugar desde hace 39 años. Según explicó un testigo, dos empleados acabaron quitándola de la pared a martillazos después de insistentes intentos a lo largo de unos 45 minutos.

Desde que los operarios quitaron el recordatorio, el consistorio aseguró que estaría custodiada garantizando su integridad, sin embargo, la placa ha aparecido hecha añicos y  metida en sacos de obra en el Almacén de Villa, en el municipio de Coslada.

Es por ello que UGT ha anunciado que interpondrá una querella al considerar que el Ayuntamiento de Madrid no sólo atenta contra el patrimonio histórico y cultural de la ciudad, sino que instiga las actuaciones de vándalos de ultraderecha para que pinten y destrocen las esculturas de ambos dirigentes.

UGT considera que la responsabilidad última respecto a esta línea de actuación la tiene el Alcalde de Madrid, quien “ha asumido una interpretación franquista de la historia que, por el momento ya está teniendo consecuencias en forma de acciones vandálicas claramente delictivas”.

Por esta razón, UGT iniciará actuaciones legales por daños y destrozos de un bien cultural, conforme a los artículos 289 y 323.1 del Código Penal.

Desde la aparición de la placa la oposición ha mostrado su indignación en redes sociales. PSOE escribía: «Hecha añicos. Y dentro de una bolsa para escombros. Debe ser que la vergonzosa retirada a martillazos de la placa de Largo Caballero les pareció poco a las derechas que gobiernan en Madrid. Pero no borrarán su memoria ni su legado en favor de la libertad y la justicia social».

Rita Maestre, portavoz de Más Madrid también ha mostrado su malestar: «Destrozaron las placas en recuerdo a las víctimas del franquismo y destruyen la placa de Largo Caballero. Almeida vende la memoria democrática a la ultraderecha. Nosotras seguiremos defendiéndola por tierra, mar y aire».

Por su parte, el concejal socialista Ramón Silva, quien ha descubierto los destrozos al visitar el almacén, ha afirmado que: “Pensamos que puede haber un delito contra el patrimonio, hay que por la vía penal. No tengo ninguna duda”,  “Pensaba que podía tener algún golpe, no pensaba que me la pudiera encontrar hecha añicos”, ha señalado, según recoge la Cadena SER.