10Shares

Aldea Viva informa que en la Comisión de Gobierno del 19 de enero del 2000, el consistorio dió luz verde mediante un trámite de excepción a la construcción de la residencia en suelo rústico en antiguos terrenos mineros en el área de Fonte Díaz “por la dinámica económica que el mismo generaría” y teniendo en cuenta “que el uso que se pretende dar a las instalaciones es compatible con las características del entorno”.

Además, la asociación indica que tras la edificación del inmueble se acabó instalando en la zona un sistema dotacional público incluyendo un punto de atención a la infancia, un parque biosaludable para adultos, un conjunto de pistas polideportivas y una piscina, la Casa de la Cultura, la oficina de Protección Civil, un Taller de Empleo, un área de autocaravanas e incluso el Centro de Interpretación del Río Ulla.

Ortofoto de la situación denunciada por la Asociación Aldea Viva

No obstante -advierten desde el grupo- “tal y como se ha podido verificar sobre el terreno”, las aguas de la zona inmediata al área dotacional “tienen elevados niveles de contaminación presentando características hiperácidas e hiperoxidantes y niveles de pH que están por debajo de 3.5, lo que está permitiendo la movilización al entorno de metales pesados y otros elementos indeseados que suponen un factor de riesgo para la salud pública”.

Medición de pH en la zona dotacional pública de Touro / Aldea Viva

Desde hace más de diez años, Aldea Viva viene denunciando los permiciosos efectos derivados de la actividad minera a cielo abierto en la mina de cobre de Touro, en la que tras la obtención del mineral, se abandonaron a la intemperie y sin restauración alguna una serie de cortas y escombreras de materiales fácilmente meteorizables a nivel ambiental, y donde las escorrentías han terminado por contaminar suelos y diversos cursos fluviales de la cuenca del Ulla como el Pucheiras, el Ameneiro Lamas o el Portapego.

Área contaminada por el drenaje ácido de mina / Aldea Viva

Para Aldea Viva esta situación es del todo incompatible con la Directiva Europea 2006/21/CE, que exige que las autoridades garanticen que las empresas explotadoras tomen tantas medidas como sean necesarias para prevenir la contaminación de aguas y suelos, evaluando y previniendo la generación de lixiviados y recogiendo y tratando las aguas contaminadas, algo que no ha sucedido en el caso de Touro.

Por eso la asociación, sin perjuicio de elevar el caso a las instancias que proceda, ha anunciado que “continuará investigando de manera exhaustiva el cómo puede haberse llegado a esta situación inadecuada desde cualquier punto de vista, examinando a fondo los acuerdos municipales y todos los detalles de cómo estos terrenos pudieron acabar siendo utilizados para la instalación de infraestructuras de uso público sin las correspondientes garantías”.

 

10Shares

Deja un comentario