En plena Nochebuena, el pasado sábado 24 de diciembre el Gobierno de Ayuso adjudicaba un contrato a la empresa Serveo, algo que la oposición ha calificado de “dedazo”, así como se ha señalado que es “incomprensible” que a día de hoy se siga adjudicando por la vía de emergencia para esta infraestructura.

Cabe recordar que el hospital Isabel Zendal, situado en Valdebebas, fue inaugurado hace dos años con el objetivo de combatir la Covid-19, pero carece de habitaciones y quirófanos, además ha tenido una ocupación casi testimonial durante más de un año a pesar de su alto coste de mantenimiento.

Este no es el único contrato adjudicado sin concurso a Serveo para el mantenimiento del hospital Isabel Zendal. Hace un año, la Consejería de Sanidad también le adjudicó este mismo contrato por 1,1 millones de euros para un año completo. En total, la empresa ha recibido adjudicaciones por valor de 3.172.421 euros para este fin.

“Empieza bien el año para SERVEO (el artista antes conocido como Ferrovial). Medio millón de euros a dedazo (por procedimiento de emergencia -LOL-) por el mantenimiento del Hospital Isabel Zendal. ¿De dónde viene este contrato? Veamos…”, comenzaba repasando Javier Padilla en un hilo de Twitter.

“El Hospital Isabel Zendal fue inaugurado el 1 de diciembre de 2020. Por esas fechas, Ferrovial se llevó a dedo el contrato de mantenimiento (ni concurso público ni nada, que la competencia es para los liberales que se lo crean, no para los amiguetes). Primer milloncejo”, espetaba.

Continuaba reflejando que: “Ese contrato valía para 6 meses. Se hizo de urgencias porque “LA PANDEMIA”, pero es de esperar que como sabían que a los 6 meses necesitarían un nuevo contrato, harían un concurso público, ¿no? Pues no. Otro millón y pico para Ferrovial. A dedo”.

“Empieza 2022 El Hospital Isabel Zendal da signos de que nadie sabe muy bien para qué va a servir y hay que hacer un nuevo contrato de mantenimiento ¿Para qué va a servir el hospital? Para hacer otro contrato de millón y pico a Ferrovial, obvio A dedo, que es todo muy emergente”, relata en la sucesión de hechos.

“Y ahora se acaba de publicar el contrato que tocaba, ya con la denominación de “SERVEO”. Hacer esto como tramitación de emergencia es una cacicada enorme y, sobre todo, es una renuncia a poder negociar importes más beneficiosos para las arcas públicas”, concluye.

Y ahora se acaba de publicar el contrato que tocaba, ya con la denominación de «SERVEO».

DEJA UNA RESPUESTA