Recorte de derechas sobre recorte de derechas. Isabel Díaz Ayuso, presidenta de la Comunidad de Madrid, ha recortado el presupuesto de los colegios públicos que estimó su predecesor, el también liberal Ángel Garrido, antes de cambiarse a las filas de Ciudadanos.

La Comunidad de Madrid ha recortado el presupuesto de los 26 CEIPSO madrileños, los colegios públicos en los que se imparte primaria y secundaria. “Lo que ha hecho la Comunidad es igualar la dotación económica que se asignaba a los CEIPSOS con los CEIP”, reconocen desde la Consejería.

Destinarán 350.607 euros menos que en 2019, es decir, un 1,7% menos sobre un presupuesto de 16,5 millones. Pero iba a ser peor aún: la partida que se ingresa anualmente por gastos de funcionamiento en los colegios públicos iba a pasar de 20 euros por alumno matriculado a ingresar un euro menos. Pero la Consejería de Educación que lidera Enrique Ossorio se ha dado prisa esta mañana en anunciar que la decisión se había revocado por las protestas de los docentes.

“El Servicio de Gestión Económica, Planificación y Centros envió una comunición a las DAT con el nuevo escenario presupuestario para 2020 sin que tuviera constancia la Viceconsejería de Política Educativa, que una vez ha conocido ha procedido a revocar de manera inmediata, con lo que los colegios no verán mermados sus ingresos del módulo por alumno”, aseguró Ossorio.

CCOO dirigió un escrito hace unos días al consejero de Educación para solicitar la reversión de los recortes en gastos de funcionamiento y para que se volviera a dotar a los centros de los mismo recursos que en 2019.  “Se trata de trasladar a los centros públicos presión por la disconformidad que tiene la Comunidad de Madrid con el Ministerio de Hacienda respecto de las cantidades que esta le va a transferir para 2020. Como Madrid está disconforme, no hace presupuesto y le niega este a los centros públicos, que se convierten en rehenes de su pelea con Hacienda. Esto es denunciable e inadmisible, pues están jugando con la viabilidad de cientos de centros públicos en los que se escolarizan más de medio millón de niños y jóvenes madrileños”, ha asegurado Isabel Galvín, secretaria general de la Federación de Enseñanza de CCOO.

Galvín ha insistido en que «cualquier congelación o reducción de los fondos, más allá de este retraso, sería, en el actual contexto de crecimiento económico, injustificado». «Desde 2009 el alumnado de Enseñanzas de Régimen General ha crecido, hasta 2018/19, un 17%, o lo que es lo mismo, 94.000 alumnos», ha asegurado.

«Se trata de ahogar a la enseñanza pública», sentenció Galvín.