La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, se ha convertido de la noche a la mañana en una experta en pandemias y en vírus. Si no es así, no se entienden sus últimas declaraciones en las que sostiene que el coronavirus llevaba mucho más tiempo en España del que se pensaba. O eso, o que la presidenta de la Comunidad peca de racista.

«La conexión con China es directa, no tenemos una sola goma del pelo que no sea ‘Made in China’, la relación con China es directa. Esto se veía venir. Es imposible pensar que un virus que ha estado durante dos meses dando vueltas por todas partes no iba a llegar de esa manera aquí», ha señalado en una entrevista en ‘esRadio’.

Según la teoría de Ayuso, este virus está y ha estado «en muchísima gente» y ha asegurado que ya se han contagiado «el 80% de la población», aunque a la mayoría no le va a pasar nada.

La insinuación racista de Ayuso sobre la procedencia del virus se asemeja a las declaraciones realizadas en los últimos días por Donald Trump, quien en muchas de sus alocuciones se refiere al mismo como la ‘gripe china’ o el ‘coronavirus Kung Flu’.

“Algunas personas intentan empañar el trabajo de China contra la epidemia y echar la culpa a China”, dijo el viernes 20 de marzo Geng Shuang, un portavoz del ministerio chino de Relaciones Exteriores. “Esta actitud ignora los grandes sacrificios del pueblo chino para proteger la salud y la seguridad de la humanidad”, agregó.

Geng Shuang aseguró que las autoridades chinas empezaron a partir del 3 de enero a informar a Estados Unidos de la situación epidémica y desde entonces “mantuvieron una estrecha comunicación”.