La Comunidad de Madrid que preside Isabel Díaz Ayuso amenaza con incumplir la orden del Ministerio de Sanidad que obligaría al Gobierno regional a cerrar perimetralmente la capital y otras nueve ciudades de la autonomía por la alta incidencia del virus, alegando que no tiene validez legal.

Ha asegurado la presidenta que sigue defendiendo el acuerdo entre administraciones contra el coronavirus, y que no se ha roto «nada», pero quiere «un texto consensuado y basado en parámetros técnicos, no en tres genéricos». «Hablamos de restringir derechos fundamentales de millones de personas. Hagámoslo bien», ha señalado a través de su cuenta de Twitter justo cuando el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS) se reúne para debatir sobre la propuesta del Ministerio sobre los criterios para restringir la movilidad en los municipios con alta incidencia de coronavirus.

Por su parte, el Ejecutivo de Ayuso advertía a última hora del miércoles que pondrá trabas en la aplicación de las nuevas restricciones que reclama Sanidad para la contención de la Covid-19.

Enrique Ruiz Escudero, consejero de Sanidad, defendió este miércoles en una rueda de prensa tras la reunión Interterritorial en la que se aprobó el acuerdo para implantar medidas restrictivas en municipios de más de 100.000 habitantes con un número elevado de casos, que al no haberse producido un «consenso» por todas las comunidades autónomas este acuerdo carece de validez jurídica.

Judicialmente no es válido

«El ministro Salvador Illa ha dicho que se ha tomado una decisión colegiada, es falso. El ministro ya ha dicho que la Comunidad de Madrid se mostró satisfecha con la reunión de ayer, es falso», comenzaba en su intervención. «Quiero aclarar que no ha sido aprobado por consenso, como señala el artículo 14.1 del Reglamento del Consejo Interterritorial», señalaba. Y concluía: «Por lo tanto, jurídicamente no es válido», defendía el consejero del PP.

El Ministerio de Sanidad establecía este martes en una reunión bilateral con Madrid, que las grandes ciudades con una incidencia acumulada de 500 casos por 100.000 habitantes, un 10% de tasa de positividad por PCR y una ocupación del 35% en las UCI, sería obligatorio el cierre perimetral además de otras medidas restrictivas de aforo. Solo diez ciudades cumplen con ese parámetro y todas están en Madrid.

Madrid, epicentro de la pandemia

Mientras, la falta de rastreadores, la escasez de personal sanitario y la ausencia de un análisis sociológico para hacer frente al coronavirus son factores que han vuelto a convertir a la Comunidad de Madrid en el epicentro de la pandemia.

Desde julio, los casos positivos se han incrementado en la Comunidad de Madrid de forma acelerada por semanas: 8.323 notificados en julio, 52.753 en agosto y 68.313 en septiembre, hasta alcanzar los 219.592 contagios desde el inicio de la pandemia, según el informe epidemiológico de la Consejería de Sanidad.

Los inicios de la segunda ola comenzaron a notarse en agosto y la presión asistencial empezó a trasladarse a los hospitales. Si bien Madrid tenía a finales de julio 169 ingresados por covid-19, esa cifra se elevó a los 1.832 en agosto y hasta los 3.259 este viernes.