La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha sostenido que el cambio de criterio «a último hora» del Gobierno central, respecto a las medidas del coronavirus que deben tomarse en la región, se basa en un motivo «político» e insiste en que «Madrid no se puede cerrar» ni «confinar sin más».

En una entrevista en ‘Antena 3’, la dirigente madrileña ha sostenido que hasta el miércoles el ministro de Sanidad, Salvador Illa, respaldaba las medidas de Madrid indicando que eran «de lo más sensatas» pero el viernes decidió «romper unilateralmente esa unidad» y que «todo había que cambiarlo».

«Quería haberlo visto yo en Cataluña durante todo el verano cuando han estado en esas condiciones o que le diga a los independentistas lo mismo en comarcas donde tienen los mismos porcentajes», ha lanzado.

El telón de fondo está la intervención de la Comunidad por parte del Ejecutivo central. Esta es una posibilidad límite que comenzó a barajarse el viernes, cuando fue notorio el desencuentro tan solo 4 días después de que Sánchez y Díaz Ayuso escenificaran una tregua política.

Fue una comparecencia del ministro de Sanidad la que evidenció la falta de entendimiento. Illa hizo coincidir su intervención con una programada por Madrid para anunciar la ampliación de las restricciones en ocho barrios. Sin embargo, el ministro en ningún momento solicitó cerrar la capital, simplemente aseguró que las medidas tomadas por Ayuso eran insuficientes y exigió por primera vez más contundencia. El ministro recomendó limitar la movilidad en toda la capital y en los municipios con una incidencia superior a los 500 casos por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días.