La Comunidad de Madrid ha aprobado el cierre de otras ocho zonas de la región que afecta 167.000 madrileños. Las nuevas áreas se suman a las 37 que ya cuentan con medidas restrictivas desde el pasado lunes. El viceconsejero de Salud Pública, Antonio Zapatero, acompañado por la directora general de Salud Pública, Elena Andradas, han informado de las nuevas medidas de protección frente a la evolución del Covid-19. Las medidas en las nuevas áreas entrarán en vigor el próximo lunes 28 de septiembre.

Sin embargo, Salvador Illa ha presentado las recomendaciones del Ministerio para Madrid a la misma hora, sin que su comparecencia estuviese anunciada, y que no son finalmente las que el gobierno regional ha establecido.

«En este estadio en el que estamos corresponde tomar decisiones a la Comunidad Autónoma de Madrid, esto lo quiero dejar claro. Ellos han hecho públicas las medidas que estiman que tienen que tomar y yo quiero poner en valor las recomendaciones que ha hecho el Ministerio de Sanidad y el Gobierno de España y que pensamos que son las que había que tomar en Madrid», ha indicado.

El Ejecutivo de Sánchez consideraba que todas las medidas restrictivas se deben aplicar a toda la capital y también a todas las áreas que tengan una incidencia mayor de 500 por 100.000 habitantes. Ayuso no lo ha hecho así, sino que solo amplía las ya interpuestas la semana pasada en 37 zonas de salud a 45, las que están por encima de una incidencia de 1000.

Otras tres recomendaciones que el gobierno regional han sido ignoradas: que se prohíba el consumo en barra de bar en toda la Comunidad, que se restrinja el aforo de terrazas al 50%, y que haya una recomendación explícita de limitar la movilidad.

Lo que cree el gobierno se basa «en la experiencia de estos meses» y en «las recomendaciones de nuestros técnicos», ha dicho Illa. A la Comunidad de Madrid «le corresponde establecer sus criterios» y él no va a ejercer de «portavoz» de un gobierno que no es el suyo.