Muchos estudiantes y profesores consideran que la decisión de nombrar a Isabel Díaz Ayuso como Alumna Ilustre de la Universidad Complutense de Madrid no fue debatida adecuadamente por los miembros de la Junta de Ciencias de la Información, la facultad en la que estudió esta.

A raíz de este hecho el vicerrector de Relaciones Institucionales, Juan Carlos Doadrio, presentó su dimisión al rector de la UCM, Joaquín Goyache, debido a la polémica generada por el nombramiento. Sin embargo, Doadrio se ha negado a hacer declaraciones sobre si su marcha está relacionada con Ayuso o si ha sido presionado por el rector.

La UCM argumentó que Ayuso merecía el reconocimiento por ser “la primera alumna de la facultad en ostentar la Presidencia de una comunidad autónoma y la primera en la historia autonómica española licenciada en el área”.

Sin embargo, una recogida de firmas entre alumnos y profesores ha pedido retirar este reconocimiento a Ayuso, y más de noventa profesores han solicitado al rector que suspenda el nombramiento. Las críticas se basan en que la decisión no se votó en Junta de Facultad, en cuestiones éticas debido a que Ayuso ejerce poder político sobre la universidad, y en las opiniones de Ayuso sobre temas como el cambio climático, la historia de España o la igualdad de género.

Motivados por esta contrariedad desde los sindicatos de Estudiantes también se han propuesto movilizaciones contra la medida y así lo reconocen en un manifiesto en el que protestan que “parece que la Universidad Complutense de Madrid no se cansa de escándalos”.

DEJA UNA RESPUESTA