Más de un millón de madrileños sufrirán a partir de este lunes restricciones de movilidad por parte del Gobierno de la Comunidad de Madrid para intentar frenar la ola de contagios de la región.  “Hay que ser muy cautos a la hora de plantear medidas que puedan afectar al estado socioeconómico. Recomendamos evitar todo movimiento innecesario”, señalaba el viceconsejero de Sanidad de la Comunidad, Antonio Zapatero, en rueda de prensa.

Esta cacareada prudencia por parte del Ejecutivo autonómica choca frontalmente con acciones totalmente contradictorias llevadas a cabo por parte del Ejecutivo regional, como el haber permitido que este sábado 26 de septiembre se celebre una carrera de camiones que albergará a 1.500 personas.

El Ayuntamiento de San Sebastián de los Reyes ha hecho público que discrepa de la autorización que ha dado el gobierno de Isabel Díaz Ayuso para celebrar esta en el Circuito del Jarama, y el alcalde ha tenido que aclarar que carece de competencias en relación con el evento.

 

El propio Ayuntamiento de San Sebastián de los Reyes se ha apresurado en sacar un comunicado aclarando que “ha sido la Comunidad de Madrid la que ha autorizado la carrera de camiones”. Asimismo, el Consistorio madrileño que dirige el socialista Narciso Romero les ha emplazado a la organización del evento a “adoptar todas las medidas posibles para minimizar los riesgos sanitarios”.

El medio ElPlural.com ha podido comprobar que en una primera instancia, la carrera de camiones iba a tener lugar el sábado 26 y el domingo 27 en un horario mucho más amplio, y que el aforo permitido era de 5.000 personas. Dos aspectos que los organizadores del evento decidían actualizar y reducir, dejándolo finamente en el sábado, en un horario reducido (de 10.00 horas a 15.00 horas) y ante 1.500 personas.