El PP refuerza la presencia de sus «líderes» en Catalunya para espolear intentar atraer el voto constitucionalista a base de vender imagen. El CIS catalán otorga nueve diputados a los populares, por los cuatro de 2017, e Isabel Díaz Ayuso ha aterrizado en Barcelona para impulsar la candidatura de Alejandro Fernández, aunque seguro que a algún mandamás del PP acabará por reconocer que fue una mala idea.

«El socialismo en Cataluña es independentismo», ha comenzado un discurso Ayuso para acusar a Illa de «hundir a Madrid» con el fin de «ganarse el favor» del secesionismo. Así es. La presidenta de la Comunidad de Madrid, cuya gestión ha sido puesta en entredicho una y otra vez en Madrid, acusa al exministro de Sanidad de «hundir» la capital.

«La inacción y gestión al frente de la pandemia ha provocado la ruina de negocios en Cataluña, han decidido que la pandemia arrase con todo, en lugar de conjugar la salud con la economía, decidieron cerrado todo», expuso Ayuso.

Rajoy en el recuerdo

Para subrayar su discurso, la presidenta popular quiso recordar a Mariano Rajoy con un trabalenguas que ya le gustaría haber dicho al líder gallego en su mejores días: «En lugar de aplicar medidas liberales, efectivamente, buscando cómo conjugar la salud y la vida, que es lo más importante que tiene la vida, la persona, con la economía, decidieron cerrarlo todo, porque es lo fácil».

Ayuso Rajoy

También ha querido lanzar un mensaje al pueblo catalán para que se lance a la calle en plena pandemia: «Es un delito, en Cataluña, con el clima que tenéis, tener todo cerrado, tener a la gente en sus casas, tener a la gente arruinada y decir que esa es la manera de sortear una epidemia».

Gaspar Llamazares, ex secretario general de Izquierda Unida, resumió las palabras de Ayuso con solo 4 palabras: «la negacionista haciendo proselitismo».