Madrid se ha convertido en una de las zonas del mundo donde la pandemia ha golpeado con más fuerza: es la autonomía con más casos y muertes en España –casi 45.000 y 5.972 respectivamente, según las últimas cifras oficiales– , además de haber registrado el fallecimiento de 4.750 ancianos en las residencias de la región, casi cinco veces más que en un mes sin coronavirus.

A pesar de estas cifras, el líder de la oposición, Pablo Casado, ha decido lanzar una dura ofensiva contra Pedro Sánchez por su gestión de la crisis del coronavirus, diciendo que «miente» sobre las «cifras reales» de contagiados y fallecidos por la epidemia, unos datos que aportan las propias autonomías, gobernadas varias de ellas por el PP. Madrid tiene las competencias en Sanidad, y estas también incluyen la gestión de epidemias en la región.

Como el resto de autonomías, la administración madrileña gobernada en coalición por PP y Ciudadanos y presidida por la popular Isabel Díaz Ayuso, es la encargada de facilitar las cifras de contagiados y fallecidos al Ejecutivo central, esas que según Casado se están manipulando.

El 5 de marzo, después de que las autoridades internacionales lanzaran las primeras advertencias acerca de la gravedad de la epidemia, la Comunidad de Madrid pidió por carta a los funcionarios públicos «continuar con su actividad con total normalidad». 

Cabe recordar, asimismo, que unas declaraciones de la propia Ayuso en el programa de Antena 3, Espejo Público, el pasado 26 de febrero. En una conversación con Susanna Griso, la presidenta de Madrid restó importancia a la letalidad del Covid-19 y afirmó que lo más peligroso «es el miedo más que el propio virus» además de «que lo que deja como secuelas son síntomas menos que los de la gripe».