José María Aznar ha regresado este martes al Congreso de los Diputados para comparecer en la comisión parlamentaria que investiga la supuesta financiación irregular del PP. Durante cuatro horas y media se ha dedicado a esquivar preguntas molestas sobre su gestión de los diferentes portavoces de los grupos de la oposición y a negar hasta los hechos probados.

Llama la anteción una afirmación que ha realizado el expresidente por encima de las ya esperadas sobre la no existencia de caja B y de corrupción dentro de su partido: «España no participó en la guerra de Irak, no mandó soldados«.

Lo cierto es que el ex presidente miente. La participación de España en aquella guerra quedó constatada en la cumbre de las Azores, una cita que reunió a George W. Bush, Tony Blair y a José María Aznar y donde, según el informe Chilcot, se acordó la invasión de Irak pese a no contar con el apoyo explícito de la ONU.

Gabriel Rufián, el portavoz de ERC en la comisión de investigación, ha difinido al expresidente del PP como un «señor de la guerra» y le ha recordado que es un hecho probado que su Gobierno envió 2.600 soldados a Irak en tres unidades a un conflicto que provocó «medio millón de muertos«.

El diputado de ERC también le ha reprochado que no pida perdón y le ha recordado el caso de José Couso. «¿Tiene usted vergüenza?«, ha preguntado Rufián.

 

La caja B

«Mientras usted no demuestre su existencia y no está demostrada su existencia, yo digo que no existe ninguna caja B en el PP, lo afirmo«, ha afirmado José María Aznar al hablar de la financiación ilegal del Partido Popular.

El ex presidente falta a la verdad también aquí, ya que conoce el hecho de que se considera probada su existencia en la sentencia que juzga la primera época de Gürtel. El texto subraya que el PP tuvo una caja B» al menos desde 1989» y sostiene que Francisco Correa -el cabecilla- y el partido crearon «un auténtico y eficaz sistema de corrupción institucional». 

José María Aznar ha insistido en que él fue «tajante contra la corrupción» y ha dicho que no tiene que «pedir perdón por nada«

Deja un comentario