El coronavirus chino es un virus cuyos síntomas son similares a los de la neumonía y cuyo brote se ha detectado en el centro de China el mes pasado. El nuevo coronavirus chino tiene un genoma diferente al de otros coronavirus y una tasa de un mortalidad del 3%. Aunque en un principio se pensaba que se contagiaba de animales a humanos, ahora se sabe que se puede contagiar de persona a persona, mediante gotas al toser o estornudar. Recientemente se ha sabido que también se contagia durante la fase de incubación, mientras la persona todavía no ha desarrollado los síntomas.

El brote de la nueva cepa de coronavirus, que ha provocado un brote de neumonía, ha dejado ya al menos 170 muertos, más de 7.700 infectados y 12.000 pacientes sospechosos de portar el virus.

El número de pacientes en estado grave se sitúa en 1.370 y, aunque estas cifras no dejan de aumentar, también lo hacen las personas que han superado la enfermedad: son ya 124.

La mayor parte de los casos se concentran en la ciudad de Wuhan, pero el virus ha salido de China y ya ha llegado a países como Tailandia, Japón, Corea del Sur, Taiwán, Nepal y EEUU.

La OMS manifestó que la enfermedad debe tomarse en serio a nivel global a pesar de que hasta ahora el nuevo coronavirus solo se ha propagado de una manera moderada.

Aerolíneas de varios países del mundo suspendieron o disminuyeron drásticamente sus servicios hacia y desde China, después que se verificaran casos de transmisión del nuevo coronavirus de persona a persona. Rusia también limitará sus conexiones ferroviarias con China a partir del 31 de enero, y solo mantendrá en servicio la línea Pekín-Moscú.

Bangkok, con 14 infectados, estudia cancelar la visa en destino para los viajeros procedentes del país vecino con el objetivo de contener la propagación del coronavirus de Wuhan, medida adoptada también por Filipinas. Mientras, Vietnam anunció por su parte la cancelación de los grupos de viaje organizados procedentes de China y que restringirá los movimientos y mantendrá vigilados a los turistas chinos que ya se encuentran en el país.

Aquí en España, un paciente sospechoso de haber contraído el coronavirus se encuentra ingresado en aislamiento en el Hospital Regional de Málaga, a falta de confirmar o descartar la enfermedad una vez se analicen las muestras de sus análisis.

Paralelamente se está trabajando para repatriar a la veintena de españoles que se encuentran en la ciudad China epicentro del brote, Wuhan.

El doctor Cavadas considera que China ha dado cifras falsas sobre los muertos por coronavirus, ya que según ha indicado en una entrevista a Espejo Público, podrían ser 10 o 100 veces más. Cuando se construye un megahospital en tres semanas es que no va en broma, ha afirmado también el doctor.