El exmagistrado de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón ingresaba el pasado 24 de marzo en una clínica madrileña con fiebre y algunos problemas de insuficiencia respiratoria, tal y como daba a conocer su portavoz: «Se encuentra bien, aunque cansado, como es normal».

«Estoy bien, voy recuperándome y mejorando», afirma ahora Baltasar Garzón a Jordi Évole en su programa Lo de Évole después de sufrir una neumonía bilateral tras contagiarse por coronavirus.

Garzón ha explicado que ya ha salido de la fase de aislamiento y que se encuentra en una de semi aislamiento en la que deberá permanecer todavía algunos días más: «En unos diez días me harán placas de nuevo».

El juez asegura que alguna vez llegó a pensar que temió por su vida: «Pensé que la continuidad podía estar complicada». A pesar de ello, Garzón reconoce que no se abandonó en ningún momento. Varias semanas después de ingresar en el hospital madrileño, Garzón abandonaba la clínica para volver a su vivienda, donde continúa haciendo frente a la enfermedad.

«¿Estuviste en algún momento muy pesimista?», pregunta Évole al exjuez, quien confiesa que sí: «Hay un momento en que uno se encuentra debilitado y, aunque tengas la certeza íntima de que esto se puede superar y demás, ves la punta de la guadaña».