Para mejorar la llegada de las mujeres a la justicia es necesario crear un sistema judicial más accesible para el usuario, combatir las prácticas discriminatorias y apoyar la defensa de los derechos de las mujeres. A estas conclusiones se ha llegado durante un programa de radio respaldado por la ONU en Radio Bamyan, Afganistán.

Los tertulianos llegaron a la conclusión que abordar los estereotipos de género y las prácticas discriminatorias tanto en la comunidad como en el sistema legal es un primer paso para mejorar el acceso de las mujeres a la justicia formal y la igualdad de género. Los participantes pidieron servicios judiciales eficientes, asequibles y favorables a las mujeres para ganarse la confianza de las mujeres víctimas de la violencia y el abuso de género.

El sistema judicial actual desalienta a las mujeres y las víctimas de la violencia a denunciar casos“, dijo Ibrahim Tawlas, miembro de la sociedad civil de Bamyan. “La mayoría de las mujeres son económicamente dependientes y no pueden permitirse costosos procesos legales“, dijo, y agregó que la mayoría de las mujeres opta por procesos judiciales informales como la mediación.

Un reciente informe conjunto de la UNAMA y el ACNUDH, Injusticia e Impunidad: la mediación de los delitos de violencia contra la mujer recomienda reformas para proteger a las mujeres y mejorar su acceso a la justicia. El informe enfatiza que la mediación no puede reemplazar las protecciones judiciales provistas a las mujeres por la constitución y las leyes de Afganistán.

Otra funcionaria del departamento de asuntos femeninos de Bamyan, Aziza Ahmadi, dijo que el gobierno está fortaleciendo las medidas para apoyar y alentar a las mujeres a acceder a la justicia, incluyendo la introducción de tribunales especiales y fiscales dedicados a casos de violencia contra las mujeres. “Tenemos tres mujeres fiscales en la provincia, con una dedicada a los casos de violencia contra las mujeres“, dijo Ahmadi, y agregó que la provincia ha visto en los últimos dos años un aumento en el número de mujeres que buscan servicios judiciales.

Las estadísticas de la Comisión Independiente de Derechos Humanos de Afganistán (AIHRC) muestra un aumento de trescientas veces en el número de casos reportados sobre violencia contra las mujeres en Bamyan en 2017 en comparación con 2016 y 2015. AIHRC atribuye el aumento en los casos informados a un aumento conciencia entre las mujeres sobre sus derechos y protección legal a su disposición.

Afganistán aprobó la ley de eliminación de la violencia contra la mujer en 2009. Sin embargo, casi una década después, la situación no cambia para muchas mujeres en todo el país, particularmente en áreas remotas donde prevalecen prácticas tradicionales dañinas y el acceso a la justicia es inadecuado.

Durante la interesante discusión, los tertulianos acordaron trabajar junto a grupos de mujeres, líderes religiosos y autoridades locales para sensibilizar tanto a las mujeres como a las comunidades sobre los derechos de las mujeres.

Con el apoyo de la oficina regional de UNAMA en Bamyan, el debate radiofónico se transmitió a una audiencia estimada de 60,000 personas en la capital provincial como parte de una serie de eventos de extensión destinados a proporcionar a las comunidades locales plataformas para discutir asuntos críticos que los afectan.

Deja un comentario