Decenas de ataúdes ocupan ya parte de las tres plantas del aparcamiento del tanatorio de Collserola, que está siendo acondicionado para que pueda acoger más féretros ante la saturación de los servicios funerarios de la capital catalana.

El objetivo de esta movilización es evitar el colapso que ocurrió en Madrid, donde se habilitó el Palacio del Hielo, que tiene capacidad para 700 cadáveres. 

Son en total 5.000 metros cuadrados. Ahora mismo se están terminando de instalar los equipos de compresores que generan frío a una temperatura de 5 grados. 

Un fotógrafo de EFE ha podido ver y fotografiar este jueves cómo se acumulan los féretros en el aparcamiento, dispuestos en hileras, a la espera de poder recibir sepultura en alguno de los cementerios de la ciudad o del área metropolitana de Barcelona.

«Impresiona y entristece, a la vez», ha comentado el fotógrafo sobre la imagen de los féretros.